Thursday, June 04, 2009

Por presuntos abusos litúrgicos removido abad en basílica romana

Según informa Il Velino hoy, Jun-04-2009, el abad de la Basilica di Santa Croce in Gerusalemme de Roma, padre Simone Fioraso, ha sido removido por presuntos abusos litúrgicos y por la conducción inadecuada de la comunidad.

La medida habría sido tomada tras una visita apostólica conducida por un oficial de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, la cual habría decidido la remoción del P. Fioraso (imágen), de su inmediato colaborador, el P. Luca Zecchetto, y de otro sacerdote, el P. Ryan. A partir del lunes anterior, Jun-01-2009, entró en vigor la nominación del P. Domenico Paccherini como administrador parroquial, prior de los monjes cistercienses y representante legal de los mismos. El próximo Jul-01-2009 podría ya nombrarse el párroco en propiedad. Es potestad del Card. Agostino Vallini, Vicario para la Diócesis de Roma, proveer la manera en la cual será cuidada la parroquia, sea por los monjes camaldulenses, sea por un sacerdote diocesano.

La investigación habría iniciao debido a las numerosas quejas internas y fue conducida con la amyor reserva posible. Los monjes de la Santa Croce lamentaron las condiciones incompatibles con la vida de clausura requerida por los cistercienses.

El P. Fioraso achaca su remoción a la envidia de sus hermanos de comunidad, y también lo piensa así un gran número de los parroquianos que el domingo pasado pegó un manifiesto en una de las columnas del pórtico de la basílica.

Juan Pablo II puede ser beatificado este año, dice ex vocero del Vaticano


Información de agencia EFE, Jun-04-2009 vía Radio Programas del Perú.

Jueves, 04 de Junio del 2009
Juan Pablo II puede ser beatificado este año, dice ex vocero del Vaticano


Joaquín Navarro Valls dijo que dos pasos claves para llevarle a los altares -el reconocimiento de las virtudes heroicas y un milagro- pueden alcanzarse este año.

Juan Pablo II puede ser beatificado en 2009, afirmó el ex portavoz vaticano Joaquín Navarro Valls, quien precisó que el proceso para llevarle a los altares no se detiene y que los dos "pasos claves" del mismo -el reconocimiento de las virtudes heroicas y un milagro- pueden alcanzarse este año.

En unas declaraciones que publica hoy el diario "
Il Sole 24 Ore", el que fuera portavoz del Papa Wojtyla durante 22 años dijo también que la correspondencia epistolar que Juan Pablo II mantuvo durante años con su amiga polaca Wanda Poltawska, ahora conocida y que deberá ser estudiada por la Congregación para la Causa de los Santos, no paralizará el proceso.

Según Navarro Valls, la comisión encargada del caso lo que tendrá es "un suplemento" de trabajo.

El español subrayó que los dos "pasos claves" del proceso en esta fase, como son el decreto sobre las virtudes heroicas reconocidas por los cardenales y obispos de la Congregación para la Causa de los Santos y la publicación del decreto que reconoce el milagro que le llevará a la beatificación, pueden aprobarse este año.

"A partir de ese momento, el Papa puede decidir la fecha de proclamación de la beatificación, aunque puede hacerlo en cualquier momento", afirmó el ex portavoz.

Sobre la amistad de Wanda Poltawska con el Papa, Navarro Valls dijo que la vio algunas veces en el Vaticano y en Castel Gandolfo, pero que nunca le dio la sensación de que tuviese una amistad superior a la de otros amigos de Wojtyla que también le visitaban.

La amistad entre ambos se remonta a 1950, cuando la mujer le contó los horrores del campo de concentración nazi donde estuvo recluida.

Dicha amistad fue afianzándose y en 1962 el por entonces obispo Wojtyla pidió al Padre Pío de Pieltrecina -famoso por sus milagros y al que Juan Pablo II proclamó santo en 2002- que intercediera para que Wanda Poltawska sanara del cáncer que padecía, lo que ocurrió de forma inexplicable poco después.

De ella se ha dicho que influyó sobre Juan Pablo II en el nombramiento de obispos polacos y sobre otras materias, lo que Navarro Valls excluyó "al mil por cien".

Benedicto XVI concede nuevos poderes a la Congregación para el Clero


La agencia de información de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, Catholic News Service, informa Jun-03-2009:

El Papa Benedicto XVI ha dado nuevos poderes a la Congregación para el clero para expulsar del sacerdocio y dispensar de la obligación del celibato a los sacerdotes que vivan con mujeres, que hayan abandonado su ministerio por más de cinco años o que hayan participado en comportamientos seriamente escandalosos.

Los nuevos poderes no aplican en casos en los cuales se vean sacerdotes envueltos en abuso sexual de menores; esos casos continúan sujetos a reglas especiales y a procedimientos supervisados por la Congregación para la Doctrina de la Fe.

La nuevas facultades fueron anunciadas por el Cardenal Claudio Hummes, Prefecto de la Congregación para el Clero, en una carta a los obispos de Abril 18. Catholic News Service obtuvo una copia de la carta a principios de Junio.

El Cardenal Hummes dijo a CNS el 3 de Junio que los nuevos, y más rápidos procedimientos para expulsar a los sacerdotes fueron motivados porque “en numerosos casos, el derecho canónico no parece el procedimiento más adecuado para solucionar los nuevos problemas que se presentan”.

Por ejemplo, el Cardenal dijo que el Código de Derecho Canónico de 1983 no contempla que un obispo inicie un proceso para reducir al estado laical a un sacerdote que ha abandonado su ministerio.

Usualmente cuando un sacerdote abandona su ministerio por voluntad propia, informa a su obispo y tarde o temprano solicitará una dispensa formal de la obligación del celibato, dijo el Cardenal.

Pero otros “abandonan, se casan (en una ceremonia civil), tienen hijos. En estos casos, los obispos no tienen manera de proceder porque depende de la persona que ha abandonado,” dijo

“Pero si el que abandona no está interesado (en regularizar su situación), por el bien de la Iglesia y por el bien del sacerdote que abandona es que sea dispensado para que así él estuviera en una situación correcta, especialmente si tiene hijos,” dijo el Cardenal.

El Cardenal Hummes dijo que “los hijos de un sacerdotes tienen el derecho de tener un padre que este en correcta situación a los ojos de Dios y con su propia conciencia. Así que, ayudar a estas personas es una de las razones por las que hay nuevos procedimintos. En estos casos, la iniciativa comienza con los obispos.”

El cardenal dijo que no tenía estadísticas de cuantos sacerdotes han abandonado su ministerio sin buscar su reducción al estado laical, pero fue un problema que los obispos manifestaron a la Congregación [para el Clero].

La carta del Cardenal Hummes a los obispos del mundo dice que en tanto la Iglesia enseña que los sacramentos propiamente administrados son válidos esté o no esté el sacerdote que los oficie en situación de santidad, la disciplina de la Iglesia católica de Rito Latino es insistir que los sacerdotes se esfuercen por una perfeccción moral y que imiten a Cristo, que fue casto.

“La Iglesia, siendo esposa de Jesucristo, desea ser amada en la manera total y exclusiva con la que Jesucristo la amó a Ella como su cabeza y esposo. El celibato sacerdotal es, entonces, el don de uno mismo en Cristo y con Cristo a la Iglesia, y expresa el servicio del sacerdote a la Iglesia en el Señor y con el Señor,” escribió el Cardenal.

“La gran mayoría de sacerdotes viven diariamente su identidad sacerdotal con serenidad y ejercitan fielmente su propio ministerio,” escribió, pero cuando surgen situaciones de escándalo, un obispo debe ser capaz de actuar rápida y prontamente.

La carta del cardenal trata separadamente la situación de los sacerdotes que simplemente abandonan su ministerio por “un periodo de más de cinco años consecutivos.” también se refiere a los casos mas serios de aquellos sacerdotes que atentan o contraen matrimomio civil, de los que estan teniendo una relación sexual consentida con una mujer o de los que han violado otra ley de la Iglesia o ley moral de modo que hayan causado escándalo serio.

“Situaciones de falta grave de disciplina de parte de algunos clérigos han sucedido, en las cuales los intentos de resolver los problemas por medios pastorales y canónicos previstos en el Código de Derecho Canónico se muestran insuficientes o inadecuados para reparar el escándalo, para restaurar la justicia o para reformar al ofensor,” dijo la carta.

En todo caso, sin embargo, insiste la carta del Cardenal Hummes en que el obispo local realice una cuidadosa investigación de los hechos y, cuando la evidencia confirme el mal proceder, “debe proceder a corregir formalmente o a amonestar al acusado.”

“Aún cuando esto no satisfaga a la reparación del escándalo, restaure la justicia y logre la rehabilitación de la persona, el obispo deberá proceder con la imposición de penas,” dijo la carta, esbozando los pasos obligatorios que deben darse.

En cualquier etapa del proceso, dijo el Cardenal a CNS: “El derecho de un sacerdote a defenderse es sagrado, incluyendo estos casos. El derecho a la defensa es internacionalmente reconocido y siempre preservado.”

Anterior a la aprovación del Papa Benedicto de las nuevas nórmas en Ebero 30, los obispos que buscaban expulsar a un sacerdote por abandonar su ministerio o que atentaban matimonio debían iniciar un proceso juridico contra la persona.

En la entrevista, el Cardenal Hummes dijo que aunque los procedimientos habían sido racionalizados, “cada caso será revisado individualmente, incluso con el objeto de asegurar que los derechos de la persona interesada sean protegidos.”