Monday, February 02, 2009

Zenit informa sobre ‘horror’ de purpurado francés


Ni modo, pensar que la mayoría de católicos solo se informan por medio de estas, así llamadas, agencias católicas. ¿Y como es que Zenit le presta tanta atención a esta entrevista en un periódico secular, y deja pasar tantas sin reseñarlas? Antes de proceder a reprodcucir la nota, les ofrecemos el enlace original en francés del periódico Le Parisien, Feb-01-2009.

Así escribe agencia Zenit, Feb-02-2009.

Horror de un purpurado francés ante las afirmaciones de monseñor Williamson

El cardenal Ving-Trois explica la “mano tendida” del Papa

PARÍS, lunes, 2 febrero 2009 (ZENIT.org).- "¡Estas palabras suscitan horror!". Con estas palabras ha comentado el cardenal André Vingt-Trois, arzobispo de París, las afirmaciones negacionistas del Holocausto pronunciadas por monseñor Richard Williamson.

En una entrevista publicada el 1 de febrero por el diario francés "Le Parisien", el arzobispo explica también las razones de la "mano tendida" de Benedicto XVI, a los integristas. Por último, invita a la comunidad judía a no interrumpir el diálogo.

En la entrevista, el cardenal Vingt-Trois rechaza horrorizado las afirmaciones del obispo integrista Williamson, cuya excomunión fue levantada por Benedicto XVI el 24 de enero.

Interrogado sobre las "excusas sinceras", expresadas este 30 de enero por el obispo que minimiza la "Shoá", el cardenal Vingt-Trois afirma no ser "juez de las conciencias para saber si su arrepentimiento es sincero o no".

"La cuestión no es por otra parte la de la sinceridad, sino la de la verdad histórica. Se espera de él y de las personas como él que reconozcan la realidad histórica de los campos de exterminio y que lo digan", añade.

El arzobispo de París explica también las razones de la "mano tendida" de Benedicto XVI a los integristas.

"El cisma no es una opción política. Es una actitud religiosa --subraya--. La decisión del Papa no es una mano tendida hacia opciones políticas, y mucho menos su aprobación. Su misión es trabajar por la unidad de la Iglesia".

De esta manera, "levantando las excomuniones, suprime una barrera y hace posible un trabajo en profundidad. Ahora corresponde a los interesados decir si están decididos a reencontrar su lugar en la Iglesia", añade.

Recuerda también la adhesión de Benedicto XVI al último concilio: "No necesito decir que para el Papa el el Concilio Vaticano II no es negociable. Está de sobra convencido él mismo, y lo ha dicho de nuevo este miércoles".

El cardenal Vingt-Trois, por último, dirige un mensaje a la comunidad judía. "Las proposiciones negacionistas de Williamson, y de otros, reflejan poco la postura de la casi unanimidad de los católicos y, ciertamente no reflejan la de la Iglesia. Nos producen horror. Lo que hiere a los judíos hiere hoy también a los cristianos", afirma.

"Querría pedir a la comunidad judía que no condene a la Iglesia católica sobre la base de proposiciones extremadamente minoritarias de alguno que no tiene ninguna posición y ninguna misión en nuestra Iglesia. El camino que hemos recorrido juntos y que se abre ante nosotros es demasiado importante para nos dejemos manipular por ultras", concluye.

Cabe señalar que el levantamiento de la excomunión de monseñor Williamson no le atribuye un cargo de responsabilidad pastoral en la Iglesia católica, pues sigue suspendido en sus funciones episcopales, según ha aclarado la Conferencia Episcopal de Suiza. Los cuatro obispos a quienes el Papa ha levantado la excomunión siguen suspendidos "a divinis".

Remoción de la excomunión a “lefebvrianos”, Card. Kasper critíca a la Curia Romana


Información de agencia Apcom, Feb-02-2009.

El cardenal Walter Kasper, presidente de la Pontificia comisión para las relaciones religiosas con el judaismo, denuncia la gestión de la revocación de la excomunión a los lefebvrianos por parte del Vaticano. “Observo el debate con gran preocupación: ninguno puede seguramente alegrarse del hecho de que se hayan producido equivocos”, afirma el purpurado alemán a los microfonos de la sección alemana de ‘Radio Vaticana’. “Hubo seguramente errores de gestión por parte de la curia, lo quiero decir expresamente. Pero en sustancia la revocación de la excomunión significa solamente que se está eliminando, por así decirlo, un impedimento, de modo que ahora se pueda entrar en dialogo con el movimiento de Lefebvre sobre una serie de cuestiones teológicas. Por cuanto yo pueda juzgar, no se tratará de un diálogo ligero, sino pesado, sobre el ecumenismo, el dialogo interreligioso, la Eucarsitía y la libertad religiosa. Hay muchas preguntas abiertas entre ellos y nosotros. El Papa deseaba abrir el diálogo porque Él quiere la unidad dentro y fuera de la Iglesia. Esperamos que se inicie un buen coloquio, pero en verdad no se puede decir que los obispos lefebvrianos ya estén en plena comunión con la Iglesia. Eran y se mantienen suspendidos. Esperamos que ahora se abra un diálogo serio, en el cual deben cumplir todos los pasos para venir al encuentro”. ¿Errores de comunicación? “Yo pienso que si”, responde Kasper. “Lo debo decir abiertamente. En el Vaticano sobre este tema se ha hablado también poco el uno con el otro y no se ha verificado donde podría surgir problemas. Explicarlo a posteriori es naturalmente mucho, mucho más dificil que si se hubiera hecho ya. Yo habría deseado mayor comunicación a priori”.

Y como nosotros somos mal pensados, cuando el Card. Kasper, en este caso, hace críticas a la Curia Romana, simplemente utiliza un eufemismo para referirse al Card. Castrillón.

Habla Monseñor Rifan, ¡bueno, casi!


Esperamos todavía a que haga una declaración oficial.

El obispo de la Administración Apostólica Personal San Juan María Vianney, Monseñor Fernando Arêas Rifan, ha hablado (muy tangencialmente sobre el levantamiento de las excomuniones a los obispos de la FSSPX/SSPX) para el diario Gazeta Do Povo, Feb-01-2009.

“El Papa no está diciendo que ahora es legítimo recusar el Vaticano II. Su gesto es una invitación al diálogo sobre el Concilio, para que la FSSPX también llegue a donde nosotros llegamos”, afirma, creyendo que el retorno de los tradicionalistas fortalece la Iglesia y el propio Vaticano II. “Promovemos un gran servicio ofreciendo una interpretación correcta de los documentos conciliares. Y la FSSPX puede hacer eso a nivel practicamente mundial, por estar presente en muchos países”, añade. Si hicieran eso, los sacerdotes y obispos tradicionalistas podrían vencer las resistencias que Don Fernando y sus sacerdotes enfrentaron en el comienzo.