Wednesday, January 14, 2009

Conferencia Episcopal Suiza emite decreto sobre la absolución general


Con fecha Ene-01-2009 la Conferencia Episcopal Suiza ha emitido un decreto referente al canón 961 del CIC, presuntamente para decirle adios en ese país a la práctica de la absolución general. Nosotros nos sorprendemos bastante, pensamos que esa práctica en el globo terraqueo, ya hubiera sido extirpada, por lo menos en un ‘país del primer mundo’, pero vemos que la cosa no es mejor en esas latitudes.

No es necesario ‘descubrir el agua tibia’ o como dicen en algunos sitios ‘inventarse el hilo negro’, ya que ese asunto de la absolución general sin previa confesión individual, ya rato ha quedado claro, particularmente con la Nota explicativa de Nov-08-1996 del Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos. Para que se pueda dar la mentada absolución general debe existir requisitos objetivos:

1— Que amenace un peligro de muerte, y el sacerdote o los sacerdotes no tengan tiempo para oír la confesión de cada penitente. En este caso, el ministro puede juzgar si se cumple este requisito.
2— Que haya una necesidad grave.

Hay necesidad grave si:

a— hay insuficiencia de confesores.
b— los penitentes, sin culpa por su parte, se verían privados durante notable tiempo de la gracia sacramental o de la sagrada comunión.

La Nota explicativa de Nov-08-1996 del Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos interpreta así:

«Para que se verifique tal estado de «grave necesidad» deben concurrir conjuntamente dos elementos: primero, que haya escasez de sacerdotes y gran número de penitentes; segundo, que los fieles no hayan tenido o no tengan la posibilidad de confesarse antes o inmediatamente después. En la práctica, que ellos no sean responsables, con su descuido, de la actual privación del estado de gracia o de la imposibilidad de recibir la santa comunión («sine propria culpa») y que este estado de cosas se alargará previsiblemente por largo («diu»).»

La Carta Apostólica en forma de Motu proprio “Misericordia Dei” sobre algunos aspectos de la celebración del Sacramento de la Penitencia, de Juan Pablo II, May-02-2002, volvió sobre el mismo asunto, pero ¿quien hace caso?

A continuación la copia facsimilar del decreto de la Conferencia Episcopal Suiza, primero en francés (PDF aquí):


Y luego en alemán (PDF aquí):