Monday, February 23, 2009

Los Ortodóxos se alegran del levantamiento de la excomuniones


Le Salon Beige, informa Feb-22-2009, sobre una declaración concedida a Monde & Vie por el El P. Alexandre Siniakov, responsable en Francia de las relaciones entre la Iglesia rusa con las otras Iglesias y la sociedad civil.

“Nosotros sólo podemos alegrarnos que haya pasos en la comunión Eucarística entre los obispos de la FSSPX y el Papa Benedicto XVI. [...]

Me quedé atónito de constatar la ausencia de solidaridad de ciertos católicos en relación a la decisión del Papa. Él no hizo nada más que ejercer su ministerio de la unidad; es un poco triste ver que ello divide la Iglesia Católica. Creo que puedo decir que, por su parte, los medios de comunicación ortodóxos rusos vieron positivamente el levantamiento de las excomuniones. No nos parece que el Papa quiera resolver con la tradición el Vaticano II [...]

Según nuestra forma de ver, uno no puede imponer a los fieles las reformas, así fuesen ellas conciliares, sin el pleno consenso y la total recepción del pueblo de Dios. ¡Sería hacer violencia al Cuerpo de Cristo! La Iglesia Rusa ha conocido un cisma por razones litúrgicas; después del Concilio de 1666-1667. Este es el cisma de los viejos creyentes. Las reformas fueron menos importantes que las que marcó el Concilio Vaticano II. Pero las excomuniones fueron hechas en la epoca y el cisma todavía dura. En 1970, el patriarcado de Moscú, por iniciativa del Metropolita Nicodemus (Rotov), levantó esas excomuniones y anatemas. Pero, de cierta manera ya era demasiado tarde. Creo modestamente que el Papa tiene una razón: ¡levantar las excomuniones rapidamente es una cosa necesaria para no dejar que el cisma perdure!”