Friday, September 05, 2008

Nicola Bux en Pontifex



Una nueva entrevista con el latinista papal, Msr. Nicola Bux. En esta ocasión es Bruno Volpe quien lo entrevista para Pontifex, Sep-05-2008. Al final de la entrevista Volpe añade algo nuevo a lo que ya se sabe sobre la futura instrucción interpretativa de Summorum Pontificum, es el texto que aparece en itálica. La traducción al español es tomada del blog La Buhardilla de Jerónimo.

ROMA – Pontifex continúa con el análisis y las valoraciones de algunos de los invitados que participarán en el importante Congreso dedicado al Motu Proprio del Papa Benedicto XVI que ha liberado sabiamente la Misa según el Rito antiguo. Hemos hablado con Monseñor Nicola Bux, el cual, en cierto sentido, anticipa el contenido de su esperadísima conferencia sobre el tema: “La reforma paciente de Benedicto XVI”.

Monseñor Bux, ¿por qué habla de la paciencia del Papa?

Porque el Pontífice ha trabajado con calma, serenidad, visión de futuro y, justamente, paciencia, dándose cuenta, pues sus escritos como cardenal lo comprueban, que la Liturgia debe ser respetada escrupulosamente, que es un don del Señor y que nadie es dueño o propietario de ella sino sólo la Iglesia misma.

¿Y por qué precisamente paciente?

El Papa ha querido respetar la sensibilidad de todos, explicando su decisión incluso con abundantes argumentaciones.

¿Cuáles son los motivos que han llevado al Papa a liberar el Rito antiguo?

El hecho comprobado de que, después del Vaticano II, ha surgido y aún persiste una situación de abusos litúrgicos cometidos en nombre de la creatividad. El Papa mismo da también una definición y un grado a estos abusos. Pero hoy es necesario mirar hacia adelante y reconocer que el Motu Proprio no debe ser leído como imposición sino más bien como un acto de justicia y libertad hacia aquellos fieles que se reconocían y se reconocen en aquel rito.

¿Será larga su relación en el Congreso?

Usted me conoce y sabe que, por costumbre, no escribo mucho... especialmente cuando las ideas son claras.

Tenemos entendido que hablará de la Liturgia como servicio...

La Liturgia es servicio divino. Por usar un término griego, acolusia, del cual deriva acólito, es decir, servidor del altar. Precisamente porque la Liturgia es servicio divino es necesario ser fieles y respetuosos. ¿Ha visto alguna vez un siervo rebelde?

Sin embargo, cardenales, obispos e incluso liturgistas se han rebelado contra el Motu Proprio...

Quizás no se han rebelado pero no lo han acogido con demasiado agrado... Alguno hablaba incluso del peligro de que naciera una Iglesia paralela y esto ha sido desmentido.

Después de casi un año de la entrada en vigor del Motu Proprio, ¿qué balance hace?

Creo que es demasiado pronto para hacer balances. Pero, hasta el momento, diría que es bueno. Es necesario dar tiempo al tiempo. Sin embargo, quisiera subrayar un concepto que me interesa. He leído en las valoraciones de algunos expertos liturgistas, ciertamente no considerados tradicionalistas, que han admitido los abusos del pasado. Por lo tanto, más vale tarde que nunca. Evidentemente también estas revisiones positivas se deben a la paciencia del Papa. Luego, quiero hacer hincapié en que la Liturgia no es un hecho separado de la oración o de la teología. Insisto en la coherencia entre lex orandi y lex credendi. En pocas palabras, en la Liturgia no podemos hacer lo que queremos y, mucho menos, inventar. El sacerdote actúa como mediador y, por lo tanto, debe evitar el protagonismo. La Liturgia es servicio, acción de gracias y de gloria hacia Dios, quien debe ser tratado bien, sin extravagancias.

Mientras tanto, continúa el estudio de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei sobre una posible instrucción acerca de la interpretación del Motu Proprio. Si bien el asunto no está en el orden del día del Congreso, es posible que en las pausas de los trabajos se hable del tema. Según voces autorizadas, la instrucción precisará el concepto de grupo estable de fieles, frecuentemente en el centro de las discusiones, así como la tarea de los Obispos.

Card. Vingt-Trois sobre Summorum Pontificum




El Cardenal Arzobispo de París, André Armand Vingt-Trois, concede una entrevista para Le Figaro, Sep-05-2008, con ocasión de la próxima visita de Benedicto XVI a Francia; justo la última pregunta se refiere al Motu Proprio Summorum Pontificum y su difícil implementación en Francia.

Le Figaro: Será un año, el 14 de septiembre, que entró en vigor un motu proprio, decidió por el Papa para normalizar el uso del antiguo misal de la misa en latín. ¿El Papa va a volver a tratar este tema que no es digerido en Francia?

Card. Vingt-Trois: Con este motu proprio la intención del Papa era trabajar en pro de la unidad de la Iglesia. Él se rehusa a que una situación histórica de fractura se fosilice. Su aplicación práctica no es fácil, pero después de un año, por un cierto número de situaciones, el clima ha mejorado, aunque haya exhacerbado a otros. Todo esto llevará su tiempo: uno no digiere treinta años de historia en doce meses. No sé si el Papa va a hablar de ello, yo sólo sé que el signo más explícito sobre el tema será el hecho de que concelebrará con los obispos de Francia, en comunión en la misma liturgia.