Friday, August 15, 2008

¡Señor, apiadate de tu pueblo!


«La marca más evidente de la ira de Dios y el más terrible castigo que Él puede infligir al mundo se manifiestan cuando Él permite a su pueblo caer en las manos de clérigos que son sacerdotes más de nombre que de hecho, sacerdotes que practican la crueldad de lobos rapaces más bien que la caridad y el afecto de los pastores devotos...
Cuando Dios permite tales cosas, es una muy positiva prueba de que Él está profundamente enojado con Su pueblo, y los visita con su más terrible ira. Por eso es que Él grita incesantemente a los Cristianos, "volved hijos rebeldes... y os daré pastores según Mi corazón" (Jer 3. 14-15). Así, las anomalías en las vidas de los sacerdotes constituyen un azote sobre el pueblo como consecuencia del pecado»

S. Juan Eudes
El sacerdote: su dignidad y obligaciones,
(P. J. Kenedy & sons, N.Y, 1947)




Información de Diario de Ferrol, De Ferrol, España, Ago-15-2008.

Los feligreses de Covas se concentrarán el domingo ante el templo sin acudir a misa
CARMELA LÓPEZ > FERROL




A pesar de que el vicario de la Diócesis Mondoñedo-Ferrol propone solucionar a través del diálogo un problema que considera “doméstico”, los ánimos se caldean más, por ambas partes, en la parroquia de Covas, hasta el punto de que los feligreses amenazan con una concentración.


La mediación del vicario, Antonio Rodríguez Basanta, no parecer haber surtido el efecto esperado. Los feligreses acogieron con indignación que, tras la reunión, la primera medida que adoptaron los dos párrocos que rigen el templo de Covas fue retirarles las llaves a las mujeres que se encargaban de la limpieza y colocación de las flores, además de llevar las cuentas y de abrir la iglesia a las ocho para rezar el rosario.

Pero la cosa no se quedó ahí, puesto que, según refirieron algunos feligreses, las butacas que los curas habían retirado días atrás y algunas mujeres restablecieron a su lugar original, en la zona del altar, aparecieron de nuevo en una especie de desván que hay debajo del campanario, al que también fue a parar el expositorio que estaba encima del sagrario. “Son unas butacas buenísimas, que las restauramos hace tres años, y no queremos que se retiren”, comentó para este periódico Teresa López Regueiro, una de las vecinas, añadiendo que “también tiene un valor extraordinario, tanto sentimental como artístico, el expositorio del sagrario, que es cedro, de una sola pieza, y ya estaba en la iglesia vieja, puesto que lo había traído el cura Don Juan”.

Para esta mujer, resulta inconcebible que los párrocos también quieran retirar las imágenes de la Virgen y llevarlas para la antigua sala de autopsias del cementerio, “porque para nosotros tienen un valor sentimental muy grande”. “La Virgen de Fátima lleva 60 años en Covas -continuó diciendo-, yo soy muy devota de ella y no concibo llegar a la iglesia y no verla”.

En vista de la situación, y de que los párrocos Felipe Rosario Bruno y Leocadio Posada Vera parecen dispuestos, según los vecinos, “a quitar todo sin haber consultado con el pueblo”, los feligreses pretender darles un “escarmiento”. Así, el próximo domingo, coincidiendo con la misa de las doce, tienen previsto concentrarse ante el templo, sin entrar a la celebración de la Eucaristía. Y hasta aquí llega la versión de los feligreses.

Para la otra parte, los párrocos Felipe Rosario Bruno y Leocadio Posada Vera, pertenecientes a la comunidad católica Servidores del Evangelio de la Misericordia de Dios, la lectura de la situación que se registra en esta parroquia ferrolana es ligeramente distinta. El primero de ellos accedió de nuevo a hablar para este periódico, explicando que la retirada de las llaves a la mujer que se encargaba del cuidado del templo fue debida a que “las circunstancias así lo pedían”. Según Felipe Rosario, se trata de “una señora muy buena, y su marido también, que sirvieron a la Iglesia muchos años, pero no es sano que una persona haga todo”, dijo, añadiendo que la decisión se precipitó debido a un “desencuentro” con el otro sacerdote, debido precisamente a la retirada de las butacas, tras el que se consideró oportuno retirarle las llaves. Respecto a la polémica existente en la parroquia, el párroco señaló que sólo eran dos las personas que habían generado esta crispación, por unas cuestiones que considera que son “niñerías”. Incidiendo en sus declaraciones publicadas ayer, manifestó que sólo se habían retirado el expositorio y las butacas, puesto que las imágenes permanecen en su sitio. Felipe Rosario también apostó por el diálogo, precisando que para que exista es necesario que las personas sean razonables.

Assumpta est Maria in Coelum!




gaudet exercitus Angelorum. Alleluia

Gradual de la Santa Misa de Rito Latino Extraordinario para el 15 de Agosto