Thursday, August 14, 2008

“Basta con la creatividad litúrgica”


Bruno Volpe entrevista (en italiano) al latinista Papal, Monseñor Nicola Bux, para el sitio de internet Pontifex, Ago-14-2008. Traducción al español proporcionada por el blog La Buhardilla De Jerónimo.

CIUDAD DEL VATICANO - En los palacios sagrados es considerado uno de los consejeros más estimados y escuchados por el Papa Benedicto XVI, que aprecia su cultura, preparación y rigor doctrinal. Hablamos de Monseñor Nicola Bux, de Bari, consultor en la Congregación para la Doctrina de la Fe y experto en liturgia. Hace algunos días, el prestigioso sacerdote escribió para L’Osservatore Romano un importante artículo sobre liturgia que ha desencadenado reacciones positivas en los lectores de blogs y en particular de Sacri Palazzi, el de Andrea Tornielli. Pontifex ha intercambiado algunas reflexiones con Monseñor Bux.

Monseñor Bux, ¿cuál es su idea de la Liturgia?

Le confieso que la pregunta no me convence. La Liturgia no debe gustarme a mí, a Fulano o a Mengano… La liturgia es un Oficio Divino que responde a las leyes de la Iglesia y de la cual nadie puede apoderarse.

¿Qué representa la Santa Misa?

Sería fácil decir “don y misterio”. Pero no basta. La Misa es también búsqueda de un diálogo íntimo con Dios. Con el fin de glorificarlo. Por eso, el celebrante debe acercarse a la Eucaristía con humildad, debidamente preparado y con el espíritu adecuado. El ministro debe evitar las invenciones, las extravagancias, los cambios no autorizados en las oraciones… En fin, no debe inventar nada, todo está ya escrito.

Muchas veces se escucha decir “voy a la Misa de las diez de la mañana porque el sacerdote habla bien”...

Comprendo que cada uno pueda tener sus simpatías. Es natural. Pero el centro de la acción litúrgica es el Sacrificio de Cristo. Por lo tanto, el rol del ministro es secundario. En resumen, el celebrante sirve como un instrumento de mediación, es mediador entre los fieles y Dios. Por eso no debe buscar una actuación como protagonista con actitudes teatrales. Si así lo hiciera, desvalorizaría la sobriedad de la Misa…

¿Existen los abusos litúrgicos?

Ciertamente. Por ejemplo, los aplausos durante la Misa, ciertas canciones empalagosas y así sucesivamentE... Pero lo que principalmente importa es entender por qué suceden los abusos...

Las causas...

Exactamente. Haciendo mío un dicho no precisamente curial diría que todos quieren ser generales pero no tenemos simples soldados… En la práctica, después del Vaticano II pero no por culpa del Concilio sino de malos intérpretes, se ha pensado que todo era lícito y permitido. Que la bella y sana liturgia católica había sido abolida. Y no era así. El Vaticano II, también en clave litúrgica y no sólo teológica, debe ser leído en continuidad con el Magisterio de la Iglesia.

¿Le gusta el Rito Tridentino?

Yo no lo defino así, sino Romano Antiguo. En todo caso, sería más correcto, si queremos, llamarlo de San Gregorio. San Pío V, cuyos méritos no deben ser ignorados, en realidad no inventó nada sino que reorganizó el existente, creando un bello Misal.

¿Usted prefiere el Rito antiguo o el nuevo?

Ambos, siempre y cuando sean celebrados dignamente. También el Misal de Pablo VI es bello, rico, agradable. Son los disparates los que lo distorsionan… Lo repito: lo que importa es el espíritu del celebrante y la necesidad de recuperar rápidamente el decoro del ars celebrandi.

Mañana se celebra la Asunción de María: ¿qué significa teológicamente?

Que María no ha conocido pecado: honrémosla con devoción y seriedad. Jesús ha resucitado después de su muerte; María ha sido asunta al cielo directamente, en cuerpo y alma, sin conocer la corrupción del sepulcro.