Sunday, August 03, 2008

Informaciones sobre el tema del exorcismo provenientes de México



No hay nada que hacer, lo hemos dicho antes varias veces, el tema que más tráfico genera a este blog es el asunto de los exorcismos; aunque también hemos dicho que este blog no está dedicado a ese tema ni en una mínima parte. Traemos a continuación dos informaciones al respecto provenientes de México.

Primera información, aparecida en el sitio de internet del diario Excelsior, Ago-02-2008.

Querétaro se dedica a espantar demonios
Rosa Álvarez


QUERÉTARO. La comisión especializada en exorcismos en este estado ha detectado un incremento de solicitudes de personas provenientes de otras entidades.

De acuerdo con el vicario general de la diócesis de Querétaro, Salvador Espinoza Medina, se ha registrado un incremento en el número de personas que acuden en busca de exorcismos, aunque no hay una cantidad específica anual. Espinoza, que encabeza esta comisión, ha atendido más de siete casos.

“Atendemos a las personas, tratamos de ayudarlas y queden sanas y curadas de esa situación; no estamos excediendo las posibilidades de trato… Hay más casos, son casos demoniacos. Son prácticas satánicas que se apartaron de la religión, que no comulgan, que no confiesan, que no van a misa”.

Aseguró que algunas de las personas que han sido exorcizadas son adoradores del culto a la Santa Muerte, práctica que la Iglesia católica reprueba.

“Si, esto está surgiendo, es una práctica estúpida, porque ¿a quién adoran?, a un esqueleto, esa es una estupidez.

“Cristo venció a la muerte, ¿dónde está, muerte, tu triunfo?”

El presidente de esta comisión de exorcismos del estado de Querétaro, mencionó que la adoración a lo demoniaco no es algo que esté arraigado en los queretanos, pero que sí hay “prácticas” de personas que provienen de otras partes del país.

“Ha crecido en cuanto va llegando mucha gente de fuera, que otros han traído, no que esté creciendo de una manera desmesurada entre los queretanos… De todo el mundo viene gente a pedir ayuda. Afortunadamente traemos cultura, si hay también problemas con esto, traen conductas negativas”.

El vocero de la diócesis de Querétaro José Morales Flores, señala que a pesar de que ha sido creada esta comisión especial, no se ha convertido en un foco rojo, aunque se mantendrá atenta ante los posibles casos de posesión.

Mediante la circular 11/04 dirigida a los presbíteros y firmada por el obispo de Querétaro, Mario de Gasperín, se establece que si los sacerdotes detectan algún caso, deberán reportarlo de inmediato para que personas autorizadas realicen el ritual del exorcismo.

En la solicitud se solicita a todos los párrocos que, en caso de conocer de un suceso en donde se presuman maleficios, escuchen a la persona afectada antes de enviarla al sacerdote exorcista. De acuerdo con la circular, la diócesis de Querétaro ha documentado de 2000 a 2005, por lo menos 400 casos de posesión diabólica en el país.

Segúnda información, proveniente del sitio de internet de la Organización Editorial Mexicana, Ago-03-2008.

La Iglesia se queda sin exorcistas
Organización Editorial Mexicana
3 de agosto de 2008
Judith García / El Sol de México


Ciudad de México.- Con la advertencia de que "el diablo anda con impunidad por el mundo", sacerdotes católicos han impuesto el toque de queda en algunas poblaciones de Querétaro y Veracruz. Cada semana, entre una y tres horas, feligreses y párrocos armados con cruces, agua bendita y biblias esperan en las iglesias la llegada de alguna persona que manifieste señales de posesión satánica.

A pesar de que el Vaticano prohíbe que la práctica de los exorcismos sea difundida para evitar que el ritual se considere como una acción mágica o supersticiosa, en regiones apartadas de nuestro país se ha convertido en parte del folclor.

De acuerdo con la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), en esas tres entidades se realizan anualmente un promedio de 80 exorcismos, tanto simples -efectuados por el párroco de la localidad- como mayores -donde participan sacerdotes especialistas-. Mientras que en el Distrito Federal se realizan alrededor de cinco cada año.

Los exorcismos, precisa la Iglesia católica, se hacen cuando una persona cumple con uno o todos los requisitos de una posesión: hablar o entender lenguas desconocidas, demostrar más fuerzas de lo normal y aversión hacia las imágenes sagradas.

El poseído es llevado hasta la iglesia y entre gritos, convulsiones y maldiciones inicia el ritual, en medio de una multitud que le rocía agua bendita por todo el cuerpo.

Comienzan los cantos, se recitan los salmos, oraciones de suplica, de perdón, se implora, y si eso no funciona, los sacerdotes tienen permitido el uso de oraciones imperativas: "¡Expúlsalo!", "En tu nombre, yo lo expulso en este momento..."

En páginas de internet como Corazones.org se encuentran detalles sobre los pasos para exorcizar a un demonio; en geocities.com/exorcízate o exorcismo.info se indica paso a paso los 16 ritos para combatir las posesiones. El exorcismo, explican sacerdotes, es una antigua y particular forma de oración que la Iglesia emplea contra el poder del diablo.

Para la Arquidiócesis Primada de México, en la lista se debe incluir todo lo que ha contaminado los valores, como la desintegración familiar, el aborto, la homosexualidad, el crimen, así como a todos aquellos que buscan salud, dinero y amor a través de la magia, el esoterismo o la lectura de cartas.

Para la grey católica en la ciudad, la situación es tan grave que no son suficientes los ocho exorcistas autorizados por la Santa Sede, uno por vicaría, que hay para atender a los ocho millones de capitalinos, ya que el culto hacia la Santa Muerte, la hechicería, la asistencia a reuniones espiritistas, el juego de la ouija o el esoterismo trastornan la mente de las personas, pero también dejan la puerta abierta para que entre el demonio.

La Arquidiócesis asegura que los mil 700 sacerdotes están preparados para hacer exorcismos y recobrar los valores familiares. "El bautismo es un exorcismo menor, pero lo es". Aunque los laicos -conocidos como auxiliares de la liberación- participan en este rito, ellos no pueden ser exorcistas.

Sin embargo, los párrocos no se sienten tan seguros de terminar con la delincuencia, los asesinatos, la violencia, el narcotráfico, la discriminación o el homosexualismo entre la población a través del sacramento del bautismo.

Reconocen que ahora su papel se centra en reactivar la unión familiar, la cual era la primera escuela de la fe, la que apoyaba e impulsaba las celebraciones litúrgicas y la que difundía los valores.

Ahora, dicen, las cosas han cambiado y la población se mueve bajo la lógica de "dime cuánto tienes y cómo vives y te diré cuánto vales". La mujer y el hombre tienen que salir a trabajar para satisfacer las necesidades básicas y la familia se desintegra.

Mientras que para la Iglesia católica las sanciones son un asunto serio, para los estudiosos de las religiones los llamados exorcismos urbanos o culto a la sugestión forman parte de una estrategia para atraer feligreses.

Elio Masferrer, presidente de la Asociación Latinoamericana para Estudios Religiosos, sostiene que la Iglesia católica está copiando las prácticas exitosas a los evangélicos para ver si consigue mejorar su posición entre su feligresía.

"No estoy seguro de que el cardenal Norberto Rivera Carrera vaya a resolver la crisis dentro del mundo católico con estas cosas. Es complicado. Si usted va a los templos católicos de esta ciudad, no hay nadie... bueno, gente de la tercera edad con sus nietos. Entonces, la crisis de la Iglesia está dura".

A manera de ejemplo, menciona las estadísticas que en el 2005 realizó su institución para medir el movimiento de los católicos. En ese tiempo, indica, hubo dos millones y medio de registros de nacimientos y sólo un millón 900 mil bautizos, un millón 200 primeras comuniones y un millón 18 mil confirmaciones.

Entonces, en definitiva, al final de la adolescencia sólo la mitad de los mexicanos católicos ratificó su compromiso con la Iglesia católica, añade.

En la Encuesta Nacional de la Juventud, el 82 por ciento de los mexicanos de entre 12 y 29 años dice ser católico, pero según el censo de población del 2000, el 88 por ciento de los mexicanos era católico. O sea, en cinco años se cayó al 6 por ciento del total.

Del 88 por ciento de los jóvenes católicos, el 39 por ciento dice que es practicante y el 49 por ciento dice que no lo es.

Además, la parálisis y la crisis en que se encuentra la Arquidiócesis se conoce hasta por los católicos más comprometidos. Entonces, incluso a muy altos niveles de la Iglesia católica, se dice abiertamente que la Iglesia en este arzobispado está muy mal.

En este sentido, Masferrer afirma que hay un sector de la población que cree en los personajes satánicos y en las posesiones, por lo que hay una demanda considerable de exorcistas en la Iglesia católica.

Un historiador observa el momento Católico
Un año después de Summorum Pontificum y la SSPX


Secretum Meum Mihi ofrece la traducción integral al español de una entrevista aparecida inicialmente en inglés en el blog Rorate Cæli, Jul-31-2008.




Un historiador observa el momento Católico
Un año después de Summorum Pontificum y la SSPX


Luc Perrin es un profesor en la Universidad de Estrasburgo, en donde enseña Historia de la Iglesia. Perrin, ampliamente conocido en los círculos Tradicionalistas en Francia, ha escrito varios trabajos sobre la Historia de las tendencias preconciliar y postconciliar en la Iglesia Católica, incluyendo sobre la así llamada “Cuestión Tradicionalista”, tal como L’affaire Lefebvre (El Asunto Lefebvre) y Paris à l’heure de Vatican II (París en tiempos del Vaticano II).

Hemos entrevistado al Profesor Perrin dos veces en el pasado, y le hemos formulado algunas cuestiones sobre el momento Católico un año depués de Summorum Pontificum y sobre el futuro de las negociaciones de la Santa Sede con la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X (FSSPX/SSPX).




Como historiador y como observador de la Iglesia Católica en las pasadas décadas, ¿cree que el motu proprio Summorum Pontificum ha sido relevante para la Iglesia universal?, ¿ha sido su impacto lo que Usted esperaba cuando fue publicado hace un año?

Primero que todo, es importante subrayar que este motu proprio de 2007 puede tener un mayor impacto sólo a largo plazo por varias razones. La gran mayoría del clero y del episcopado en el mundo ha sido entrenado para ver la Forma Ordinaria del rito Romano como “el” Rito per se, una, así llamada, “restauración” de una pretendida Temprana liturgia Cristiana y [como] “la” liturgia promovida por El Concilio, el único concilio que ellos conocen o quieren conocer i.e. el Vaticano II. Ellos tienen una especie de Muro de Berlín en su mente que los mantiene protegidos de cualquier interferencia de la Tradición Litúrgica Romana. Este muro mental es extremadamente grueso y resistente.

Podemos ver que tan atrincherados son los cabildeos neolitúrgicos en cada nivel (Curia Romana, comités episcopales, Curia diocesana, seminarios, parroquias) con un ejemplo acerca de la Forma Ordinaria. En la mayoría de Misas vernaculares (Inglés, Italiano, etc.), “pro multis” es abusivamente traducido como “por todos”, en lugar de “por muchos”. Juan Pablo II, con “Liturgiam Authenticam” en 2001, específicamente mencionó este abuso, sin efecto. Cinco años más tarde, el Cardenal Arinze, prefecto de la CCD [la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos], envió una carta a los obispos en donde la falsa traducción es actualmente usada pidiéndoles hacer una “necesaria catequesis” de la gente en el plazo de “uno o dos años” para que así el cambio finalmente fuera realidad. Pasó un año, un segundo año está cerca a finalizar y adivinen qué... nada pasó. De tal suerte el establecimiento neolitúrgico ha sido lo suficientemente poderoso para bloquear el cambio de... dos palabras durante siete años. La película del “pro multis” se va a quedar en la pantalla por un rato: el Cardenal Arinze recientemente aprobó la nueva traducción pero únicamente para los Estados Unidos y está dando un nuevo … retraso para preparar a los fieles que deberían haber sido preparados durante los pasados dos años. Pero sin una fecha específica. Así que no esperen que en un año ningún cambio substancial de actitud acerca de la Forma Extraordinaria pudiera haber tenido lugar.

Además, algunas actitudes episcopales lo han dejado claro desde el comienzo: los obispos alemanes, suizos y polacos tomaron una posición de oposición frontal después de la publicación del documento durante el Otoño de 2007. En Francia, la oposición episcopal fue muy verbal antes del motu proprio, especialmente en 2006, pero la mayoría de los obispos franceses adoptaron una actitud más calmada después de Julio de 2007. Sabiamente, la Conferencia de Obispos de Francia se abstuvo de editar abusivas pautas como en Alemania. En general, los obispos franceses se abstuvieron de publicar nada como las abiertas restricciones añadidas a las provisiones de Summorum Pontificum, como algunos obispos americanos [N. T.: de Estados Unidos] o italianos inicialmente hicieron. Pero una “política de contenimiento” es llevada a cabo bajo el liderazgo del Cardenal Vingt-Trois, arzobispo de París, elegido presidente de los obispos franceses en 2007, especialmente por su sutil oposición al deseo del Papa de liberar la Misa Tradicional Latina. El fin de esta política es retener un régimen 1984-1988 a pesar de Summorum Pontificum: los obispos quieren permanecer como aquellos que permitan o no la celebración de la Forma Extraordinaria, sobreseyendo las facultades otorgadas por el Papa a los párrocos y capellanes. Sólo una minoría de los obispos franceses esta realmente abierta a una generosa implementación del motu proprio.

Algunos hechos ilustran esta política de contenimiento: ni una sola parroquia personal (artículo 10) ha sido erigida en Francia en un año; las existentes 3 parroquias personales fueron erigidas en 2005 y 2006. Ni un solo seminario ha proyectado sistemáticamente entrenar a los futuros sacerdotes en la celebración de la Forma Extraordinaria: en el mejor de los casos, como en Toulon bajo el benevolente Obispo Rey, a los eventuales voluntarios se les permite asistir a un entrenamiento dado por sacerdotes tradicionalistas locales. Uno de los obispos más hostiles, el Arzobispo Jordan de Rheims, otorgó una Misa pero para dos Domingos por mes ... La renuencia a llamar a Institutos tradicionales es obvia, aunque no es una regla general. En París, el Cardenal Arzobispo se rehusa a negociar un status para el Instituto del Buen Pastor que tiene un pequeño centro de conferencias (Centre Saint-Paul) y los institutos tradicionales no tienen un solo apostolado diocesano. El contraste es sorprendente con el anterior presidente de los obispos francéses, Cardenal Ricard, que tiene en su diócesis de Bordeaux dos capillas de la FSSP, una capilla del ICRSS y firmó un acuerdo con el Instituto Del Buen Pastor para la iglesia de Saint-Éloi en febrero de 2007. Así pues, el incremento de locaciones para la Misa Tradicional Latina es lento en Francia aunque sucede a pesar de todos estos obstáculos. De acuerdo con algunos observadores, cerca de 40 nuevas locaciones se han añadido a aquellas existentes bajo las provisiones canónicas de Ecclesia Dei.

La situación es similar en la mayoría de países europeos, excepto tal vez, en Italia, en donde aparte de un hostil cabildeo, algunos obispos miran al motu proprio con ojo abierto, como el Arzobispo Bagnasco, su presidente. No he oído, hasta el momento, de un gran eco en América Latina (excepto por Brasil) o en Africa y eso era enteramente predecible. Por el contrario, como ocurrió con el motu proprio Ecclesia Dei de Juan Pablo II, la implementación en los Estado Unidos y Canadá es mucho mas alentadora de parte de los obispos y el clero. Si recordamos la posición hostíl del Cardenal Lehmann (Alemania), la actitud negativa expresada por el Cardenal Murphy O’Connor (Inglaterra), la política de contenimiento del Cardenal Vingt-Trois, es sorprendente ver la política benevolente del Cardenal George, presidente de la USCCB [N. T.: Conferencia De Obispos Católicos De Estados Unidos]. En su diócesis de Chicago (Estados Unidos), bendijo a los Canónigos de San Cancio (quienes celebran con ambas formas) y luego invitó al Instituto de Cristo Rey Sumo Sacerdote (sólo Misa Tradicional Latina); el Instituto Litúrgico fundado por el Cardenal añade un curso mandatorio sobre la Forma Extraordinaria en su programa y han sido organizadas sesiones de entrenamiento para que voluntarios aprendan como celebrar con los Canónigos y en presencia del Obispo Perry, el Obispo auxiliar de Chicago Afroamericano, quien es conocido por su ligazón a la tradición Litúrgica.

En breve, la implementación práctica de Summorum Pontificum es una réplica de la expansión y los límites de Ecclesia Dei. Al presente, la PCED [la Pontificia Comisión «Ecclesia Dei»] no ha usado su nueva autoridad —artículos 7, 8 y 12—, del mismo modo como la Pontificia Comisión no dio fuerza a las provisiones del Motu Proprio previo. Tenemos también que recordar que no es fácil, aun con un párroco y un obispo acogedores, para que un grupo de laicos sea constituido en países como Francia, en donde el Catolicismo esta en clara decadencia. Aun más, la Misa Tradicional Latina es muy exigente en energía, contribución financiera y tiempo para los laicos. En muchos aspectos, la “participación activa” de los laicos en las comunidades de Misa de Forma Extraordinaria es superior de la que es en la parroquia Novus Ordo estandar. Usted necesita más de un año para construir una comunidad.

Sin embargo, debemos considerar dos hechos que necesitan tiempo para que sean plenamente recibidos por la Iglesia. Primer hecho: el status del tradicional rito Romano (Forma Extraordinaria) ha sido firmemente asegurado como nunca antes. En el muy largo plazo, podría ayudar a influir los estudios litúrgicos y consecuentemente las enseñanzas en seminarios y facultades (ver el ejemplo de los seminarios de Mundelein y Kenrick-Glennon para Chicago y Saint Louis que son imanes para las vocaciones). El segundo hecho es casi imposible de evaluar: ¿cómo muchos sacerdotes, especialmente sacerdotes jóvenes en Europa y en Norte América, tendrán un beneficio espiritual del artículo 2? Podría ser muy interesante tener una encuesta para conocer el impacto entre los sacerdotes de la celebración privada en la Forma Extraordinaria.

Constantemente he llamado la atención a la estructura del motu proprio: la extensión de la celebración en parroquias viene con el artículo 5 pero el derecho a celebrar privadamente para los sacerdotes viene con el artículo 2, i.e. el clero es el objetivo principal del documento. Aquellos que rehúsan profundamente cualquier movimiento hacia la Tradición en el campo litúrgico, están apostando al periodo de retraso mencionado por el Papa en su carta a los obispos. Ellos están perfectamente enterados de que Summorum Pontificum requiere años y años, décadas, para tener un serio impacto y dar sus frutos, así que la “política de contenimiento”: en 2010, ellos pretenderán que el motu proprio es una falla y pedirán que sea rescindido.

¿Cuales son los parecidos y las diferencias en la actitud de la FSSPX [SSPX] y la santa Sede en las negociaciones de Mayo-Junio de 1988 y las de Junio-Julio de 2008?


Recordemos que todo el proceso fue en tres, no en dos pasos: las negociaciones de 1988, el segundo intento en 2000-2002 que terminó con una declaración del Obispo Fellay diciendo que las conversaciones fueran prolongadas, luego las nuevas conversaciones que comenzaron después del corto encuentro en Agosto de 2005 entre el Papa Benedicto XVI y el Obispo Fellay.

Podemos encontrar algunas similitudes entre la elección de 1978 de Juan Pablo II, que decidió muy rápido después de su elección reunirse con el Arzobispo Lefebvre y la elección de Benedicto XVI. Pero las situaciones son muy diferentes: había probablemente todavía una seria oportunidad de alcanzar un buen acuerdo canónico en 1988, aunque era ya difícil en ese tiempo como los eventos de Mayo 5 y 6 de 1988 mostraron. El P. Tissier de Mallerais era entonces un miembro de la delegación de la SSPX [FSSPX] y urgía al Arzobispo a firmar; hoy él es el más rencoroso entre los cuatro obispos de la Sociedad. El expresó, varias veces en 2007-2008, una verdadera ira contra el Papa Benedicto XVI, diciendo que el “horror” de la teología del Papa lo dejaba “sin habla”, si podemos decir eso de un obispo que ha sido tan verbal estos días. Ahora a elevado la amenaza de nuevas consagraciones episcopales.

El Arzobispo Lefebvre estaba constantemente buscando un status canónico que le daría a sus sacerdotes la posibilidad de “hacer la experiencia de la Tradición”, como él dijo en 1975-1976. Desde 1969 hasta 1975, cuando la SSPX [FSSPX] fue suprimida por el Obispo Mamie, esto fue después que toda la situación de la Sociedad, en plena comunión con la Santa Sede, con un estatuto que era de lejos menos favorable que la propuesta de 2000 de una administración apostólica personal. Sin embargo el fallído acuerdo de 1988 fue una indicación de que este camino estaba casi muerto como dijo el Obispo De Galarreta en Junio de 2008.

En 2000, el Cardenal Castrillón Hoyos trató de reabrir este camino canónico: claramente la reticencia era fuerte de parte de la SSPX [FSSPX], pero el obispo Fellay fue positivamente impresionado por la mano tendida de al Santa Sede. Tal como el Papa fue positivamente impresionado por la decisión de la SSPX [FSSPX] de participar en el Gran Jubileo, en las diócesis y con una gran peregrinación en Roma. Pero unos meses después, el obispo Fellay puso la bola en el lado Romano con los dos cuestiones prerrequeridas: libertad para la Misa Tradicional Latina, que las excomuniones fueran levantadas. Fue una sutil forma de no decir “si”, sin claramente decir “no”. Ese fue el comienzo de la política de “entre tanto” escogida por el Obispo Fellay para restaurar un sentido de Romanidad dentro de la SSPX [FSSPX]: con el paso de los años, la mayoría de los sacerdotes de la Sociedad tiene una vaga idea de los que son un “papa” y “Roma”. Así que cuando el Obispo Tissier de Mallerais dice que “¿En Roma, un nuevo Papa? Realmente, si llegára a ser peor, no hay necesidad” (revista The Angelus, entrevista, Julio de 2008), el es probablemente la voz de muchos sacerdotes jóvenes de la SSPX [FSSPX].

El Papa Benedicto XVI está bien advertido de este sentimiento y mencionó el peligro de una prolongada actitud cismática en su carta a los obispos de 2007 enviada con el motu proprio y su intento de combatirla: “se tiene la impresión que las omisiones de parte de la Iglesia han tenido su coparticipación de culpa por el hecho de que estas divisiones fueron capaces de endurecerce”. Su elección en 2005 permitieron una renovación de las conversaciones con Menzingen pero, a pesar del Motu proprio o por causa suya, esta fase inaugurada hace 8 años puede llegar a un termino.

Regularmente, cuando la SSPX [FSSPX] se acerca a una reconciliación, la jefatura interrumpe y un periodo de “guerra fría” en contra de Roma comienza. Por ejemplo, desde 1988 hasta 2000, hubo muy pocos contactos, si acaso, entre Menzingen y Roma. La falta de estructuras permanentes para una negociación entre la Sociedad y la Santa Sede es probablemente una de las mayores razones para el regular fallo de las conversaciones. Es imposible trabajar seriamente sobre complejos asuntos doctrinales cuando usted se reune brevemente en momentos irregulares.

¿Qué cree Usted que trae el futuro para la Fraternidad de San Pío X? ¿Hay alguna esperanza de reconciliación o no en el Pontificado Benedictino?


Los obispos de la Sociedad ahora estan diciendo que “viene un cierto desánimo” (Obispo Fellay), para citar la afirmación más amable. Tanto el Obispo Fellay y el Obispo Tissier de Mallerais estan hablando abiertamente de un retardo de 30 años, y el último aun excluye francamente una “reconciliación”; el Obispo Tissier de Mallerais esta usando palabras tan ofensivas que esta acercándose mucho al Sedevacantismo, aunque todavía rehúsa decirlo. Es fácil ver por qué hay, para citar al Obispo Tissier de Mallearis, “un endurecimiento de los corazones, una ceguera de las mentes”.

El Papa Benedicto XVI esta reforzando los esfuerzos hechos por su predecesor para interpretar el Vaticano II “a la luz de la Tradición”, que es exactamente lo que el Arzobispo Lefebvre pedía en 1978, después de su encuentro con el Papa polaco. La cuestión espinosa del tradicional Misal Romano fue, durante un largo tiempo, un obstáculo pero con Summorum Pontificum, este obstáculo está de iure —como lo reconoció el Obispo Fellay en la edición de Julio de The Angelus— removido; hay todavía muchos problemas para hacerlo realidad dentro de la vida de la Iglesia y en las parroquias, pero el status legítimo del misal de 1962, la Forma Extraordinaria del rito Romano, está ahora establecida.

Así que ahora nos queda afrontar todas las otras cuestiones espinosas tal como las enumeró el Obispo Tissier de Mallerais: la libertad religiosa, ecumenismo, el espíritu Cristiano de sacrificio, el Reinado social de Cristo; curiosamente, los problemas planteados por el dialogo interreligioso no se cita. Pero para ser capaz de trabajar con teólogos Romanos en estos puntos cruciales, la SSPX [FSSPX] necesitaría de algunos expertos calificados y ser capaz de evaluar los logros de la Iglesia en las pasadas décadas con algo mas apropiado que “el Papa Juan Pablo II no hizo nada para reconstruir la Fe” o, hablando de las comunidades Ecclesia Dei, “Esta pobre gente (sacerdotes, religiosos, laicos) son liberales y pragmáticos” (Obispo tissier de Mallerais). Estas condiciones difícilmente las reúne la Sociedad hoy.

El Obispo Fellay habló recientemente de un “mapa de camino” para guiar las relaciones entre Roma y Menzingen y esto es una excelente idea, manteniendo abierta la eventualidad de una reconciliación pero como una meta distante y con varios pasos... entre tanto. Las cinco condiciones del Cardenal Castrillón Hoyos de Junio de 2008 fueron una forma de pedir al Obispo Fellay hacer el primer movimiento, al menos uno simbólico. Las decisiones de Junio-Julio de 2008 son aparentemente —la respuesta del Obispo Fellay al Cardenal no ha sido publicada, sólo una declaración del P. Lorans— para poner el “mapa de camino” en la gabeta. ¿Cuándo va el Obispo Fellay o su sucesor a reabrir la gabeta y dar una seria atención al mapa de camino? ¿Será la visita del Papa a Francia en Septiembre una ocasión providencial para hacerlo? ¿Cuál sería el nuevo paso si son levantadas las excomuniones? La providencia nos lo dirá. Tal vez una Semana de Oración por... la Unidad Católica podría ayudar.