Tuesday, June 24, 2008

Roma acepta que movimiento ultraconservador ignore el concilio Vaticano II



Hasta ahora vemos el primer reporte de prensa en español respecto a la información (en actual desarrollo) que trata de la propuesta del Vaticano a la FSSPX/SSPX para adquirir la plena comunión con la Iglesia. El reporte viene de la agencia AFP, Jun-24-2008 vía Univisión. ¿Qué pasará con las llamadas agencias de noticias Católicas en español que estan haciendose notorias por su silencio?.

Roma acepta que movimiento ultraconservador ignore el concilio Vaticano II
24 de Junio de 2008, 01:31pm ET
ROMA, 24 Jun 2008 (AFP
)

El Vaticano renunció a exigir a los ultraconservadores del movimiento lefebvrista que reconozcan las reformas introducidas por el concilio Vaticano II a mediados de la década de los 60, con el fin de acabar con el cisma, indicó este martes el diario Il Giornale.

Para el vaticanista del diario italiano, Andrea Tornielli, que cuenta con buenas fuentes dentro del movimiento lefebvrista, el Vaticano envió una carta a la Fraternidad de San Pío X, el movimiento católico fundado por el arzobispo francés Marcel Lefebvre, en la que dictó cinco condiciones para la reintegración del movimiento.

Dentro de esas condiciones no se hace referencia alguna a los cambios estipulados por el Concilio Vaticano II para modernizar a la Iglesia y se pide ante todo el reconocimiento de la autoridad del Papa y el compromiso de defender la Iglesia.

Hasta ahora, el Vaticano exigía que reconocieran las enseñanzas del concilio Vaticano II, entre ellas aceptar la libertad religiosa y el ecumenismo, así como el respeto de las reformas litúrgicas introducidas, cuyo incumplimiento provocó el cisma de 1988 con los lefebvristas.

La Fraternidad de San Pío X fue fundada en 1969 en Econe (Suiza) por monseñor Lefebvre, quien fue excomulgado junto con los demás miembros del movimiento en 1988 por el fallecido papa Juan Pablo II.

La Fraternidad de San Pío X rechaza toda apertura y renovación dentro de la Iglesia y defiende la celebración de la misa en latín, según el misal de Pío V, del siglo XVI.

Benedicto XVI desea reintegrar a los lefebvristas dentro de la Iglesia y reanudó el diálogo con el movimiento pocos meses después de llegar al trono de Pedro en el 2005.

La autorización en julio del 2007 de la celebración de la misa en latín, la lllamada "tridentina", tal como lo pedía el movimiento ultraconservador, ha sido considerada como una mano tendida a los lefebvristas.

Notarán Uds. que la información es algo rimbombante en su titular, ya que las condiciones propuestas por la Santa Sede no dicen eso.

FSSPX: las condiciones son: ...


Andrea Tornielli en su blog, nos trae una actualización de la situación (en desarrollo), entre la FSSPX/SSPX y Roma. Tornielli dice poseer copia de la carta escrita por el Card. Darío Castrillón al Obispo Fellay, de donde nos hace saber las cinco condiciones propuestas.

Condiciones resultantes del encuentro del 4 de Junio de 2008 entre el Cardenal Darío Castrillón Hoyos, y el obispo Bernard Fellay:

1) El compromiso de una respuesta proporcionada a la generosidad del Papa.

2) El compromiso de evitar cualquier tipo de intervención pública que no respete la persona del Santo Padre y que pudiera ser negativa para la caridad Eclesial.

3) El compromiso de evitar la pretensión de un magisterio superior al Santo Padre y de no poner a la Fraternidad en contraposición a la Iglesia.

4) El compromiso de demostrar la voluntad de actuar con honestidad en su plena caridad eclesial y en el respeto de la autoridad del Vicario de Cristo.

5) El compromiso de respetar la fecha —fijada para el final del mes de Junio— para responder positivamente. Esta será una condición requerida y necesaria como preparación inmediata a la adhesión para tener la plena comunión.




Actualización Jun-26-2008: A continuación la copia facsimilar de la carta y transcripción del texto original en francés.



Conditions qui résultent de l’entretien du 4 juin 2008 entre le Cardinal Dario Castrillon Hoyos et l’Evêque Bernard Fellay

1. L’engagement d’une réponse proportionnée à la générosité du Pape.

2. L’engagement d’éviter toute intervention publique qui ne respecte pas la personne du Saint-Père et qui serait négative pour la charité ecclésiale.

3. L’engagement d’éviter la prétention d’un magistère supérieur au Saint-Père et ne pas proposer la Fraternité en contraposition à l’Eglise.

4. L’engagement à démontrer la volonté d’agir honnêtement en toute charité ecclésiale et dans le respect de l’autorité du Vicaire du Christ.

5. L’engagement de respecter la date – fixée à la fin du mois de juin – pour répondre positivement. Cela sera une condition requise et nécessaire comme préparation immédiate à l’adhésion pour accomplir la pleine communion.

Darío Card. Castrillón Hoyos