Friday, October 31, 2008

Monseñor Guido Marini en Radio Vaticano

La sección en alemán de Radio Vaticano (Oct-29-2008), trae una entrevista con el maestro de ceremonias de las celebraciones liturgicas del Papa, Monseñor Guido Marini. Obviamente la entrevista se enfoca en la liturgia papal. Traducción de algunos apartes de dicha entrevista hecha por Secretum Meum Mihi.

Monseñor Marini, ¿Cómo describiría Usted el estilo litúrgico del Papa Benedicto?

Esa no es una pregunta fácil, porque el estilo litúrgico, comprende tanto la dimensión exterior y la interior de la celebración —y por supuesto, el respectivo entendimiento de los que es la liturgia.

Creo que el estilo litúrgico del Papa Benedicto destaca tanto la sobriedad propia que ha caracterizado siempre a la liturgia Romana, así como el sentido del misterio y lo sagrado.

Y luego veo un fuerte volverse hacia el Señor, quien después de todo está presente en cada momento de la celebración.

[…]

En el centro de cada servicio no está el sacerdote, y eso significa ni siquiera el Papa, sino Cristo resucitado. Ahora los críticos dicen que algunos de estos nuevos elementos distraen a los fieles en lugar de ayudarlos a focalizarlos en lo esencial. Todo el oro y el terciopelo era demasiado conspicuo, es decir, instrumentos litúrgicos y vestidos diseñados muy simplemente harían al celebrante prácticamente invisible, sería mejor. ¿Cuál es su posición sobre esto?

No creo que estos elementos distraigan. Por supuesto, se debe tener cuidado de que el Señor permanezca en el centro. El peligro de la distracción siempre está allí, y entonces se necesita una educación que siempre guíe al centro. Pero todo en la liturgia, también en sus detalles, lo cual tenga belleza, armonía y esplendor, no distrae del misterio de Dios, sino que casi ayuda a encontrarlo, quien es la Belleza infinita.

¿En qué medida el propio Papa Benedicto sugirió cambios en sus celbraciones? ¿O es Usted quien se las propone?

Para decir la verdad: En este momento en que tuve la gracia de estar cerca del Santo Padre, no es como que Yo cada vez reciba instrucciones. Se trata más bien de una conversación, un intercambio de puntos de vista, una cooperación. Por mi parte, trato de proponer y presentar elementos litúrgicos al Papa. Él pesa los pros y los contras, expresa su punto de vista y da una orientación, que entonces, obviamente sigo.

¿Por ejemplo?

Usted mencionó algunas “innovaciones” en comillas, en la liturgia. Por ejemplo, la Comunión: Quién la recibe de manos del Papa, la recibe de rodillas. Esta propuesta la ha planteado el Santo Padre y ha dado instrucciones al respecto.

[…]

En Julio de 2007 el Papa Benedicto XVI publicó su Motu Proprio Summorum Pontificum que permite un nuevo uso mas amplio de la forma “extraordinaria” del Rito Romano para la celebración de la Misa. ¿Cuáles son, a su modo ver, los puntos fuertes de la “Antigua Misa”?

Ella tiene en sí misma toda la fuerza de la Tradición de la Iglesia. Y logra comunicar el profundo sentido de lo Sagrado que es un Elemento esencial de toda celebración litúrgica.

¿Y los puntos fuertes de la forma “ordinaria”?

Creo que el interés mayor de la reforma litúrgica realizada por Paulo VI era liberar a la liturgia del polvo y las cenizas que se habían acumulado en ella en el transcurso del tiempo.

Desde es punto de vista, esta reforma litúrgica ha sido una bendición para la Iglesia, un don del Señor que es conveniente acoger con gratitud. Ciertamente, si esta reforma, y esto ha pasado en algunos casos especiales, genera el abuso, la desfiguración, la traición de la gran tradición litúrgica de la Iglesia, entonces pierde su riqueza.

¿Que se puede hacer para favorecer en nuestras celebraciones el sentido del Misterio?

Creo que esto es el fruto de la comprensión de lo que la celebración litúrgica es, de lo que es el misterio que se celebra. Si realmente se da uno cuenta de que el protagonista es el Señor, es el misterio de su muerte y su resurrección, la renovación de la salvación para el mundo, es absolutamente imposible hacer caso omiso de la noción de lo sagrado. Por lo tanto, creo, es el retorno el corazón de la celebración.

¿Daría Usted la bienvenida a más latín en las celebraciones papales?

Debo decir, que en las ceremonias del Papa ya hay muchas partes en latín. Me parece que se alcanza un buen equilibrio. De esta manera, en las Misas celebradas por el Papa se subraya el significado del latín en la celebración y al mismo tiempo el significado de las lenguas locales, cuando sea apropiado.

Monseñor Marini, usted nació en 1965 y entonces bajo la reciente generación más joven de sacerdotes al servicio de la Santa Sede. En el momento de su ordenación en 1989, la reforma litúrgica ya se había hecho. Y hoy estamos presenciando en la Iglesia un nuevo debate en torno a este tema de la liturgia y, a menudo en tono bastante agresivo. ¿Cuál es su impresión sobre esto?

Cuando yo nací, fue el Concilio Vaticano II, especialmente la redacción de la Constitución “Sacrosanctum Concilium”. Lo que ahora se le denomina el “rito extraordinario”, no lo he experimentado directamente. Debo decir que me sorprendió encontrar estos aumentos de tono en el debate sobre la liturgia. También creo que la liturgia debe ser motivo de unidad y no de división. Pero también creo que se debe dejar de lado los puntos de vista ideológicos, y en su lugar escuchar humilde y atentamente lo que la Iglesia y la enseñanza del Papa tiene que decir sobre este punto, puede ser el regreso a la serenidad y la unidad. Es evidente que avanzamos —debemos avanzar siempre, nunca devolvernos—, pero sin perder de vista la gran tradición de la Iglesia. Esa es la razón por la que realmente deseo continuar con este desarrollo de la continuidad con la serenidad que ello requiere.

Wednesday, October 29, 2008

Asesinados dos sacerdotes en ‘nación convertida’


Desde la ‘nación convertida’ de Rusia llegan dolorosas noticias, a saber, dos sacerdotes jesuítas han sido encontrados asesinados. Ver mas detalles en agencia RIA Novosti, Oct-29-2008; Pravda, Oct-29-2008 (portugués); Radio Vaticano, Oct-29-2008.

Prefacio al primer volumen de la Opera Omnia de Joseph Ratzinger


por Joseph Ratzinger

El Concilio Vaticano II inició sus labores con la discusión del esquema sobre la liturgia, que luego fue solemnemente votado el 4 de diciembre de 1963 como primer fruto de la gran asamblea de la Iglesia, con el rango de una constitución. Que el tema de al liturgia fuera su primer resultado fue considerado a primera vista más bien una casualidad. El Papa Juan había convocado la asamblea de obispos con una decisión compartida por todos con alegría, para reafirmar la presencia del cristianismo en una época de profundos cambios, pero sin proponer un determinado programa. Desde la comisión preparatoria se había reunido una amplia serie de proyectos. Pero faltaba una brújula para poder encontrar el camino en medio de esta abundancia de propuestas. Entre tantos proyectos el texto sobre la sagrada liturgia pareció ser aquel sobre el cual había menos discusión. Así, se presentó como el más adecuado, como una especie de ejercicio - por llamarlo así - con el cual los Padres podían aprender los métodos de trabajo conciliar.

Lo que a simple vista podría parecer una casualidad, también se revela - mirando a partir de la jerarquía de los temas y de las tareas de la Iglesia - como la cosa intrínsecamente más correcta. Comenzando con el tema "liturgia", se puso inequívocamente a la luz el primado de Dios, la prioridad del tema "Dios". Dios ante todo, así nos lo dice el inicio de la constitución sobre la liturgia. Cuando la mirada de Dios no es determinante todo lo demás pierde su orientación. Las palabras de la regla benedictina "Ergo nihil Operi Dei praeponatur" (43, 3: "Por lo tanto no se anteponga nada a la obra de Dios") valen en modo específico para el monaquismo, pero tienen valor, como orden de las prioridades, también para la vida de la Iglesia y de cada uno en el modo que le corresponde. Quizá es útil recordar aquí que en el término "ortodoxia" la segunda mitad de la palabra, "doxa", no significa "opinión" sino "esplendor", "glorificación": no se trata de una correcta opinión sobre Dios, sino de un modo correcto de glorificarlo, de darle una respuesta. Ya que esta es la pregunta fundamental del hombre que comienza a entenderse a sí mismo de la manera correcta: ¿cómo debo encontrar a Dios? Así, aprender el modo correcto de adorar - la ortodoxia - es lo que nos viene dado sobre todo por la fe.

Cuando decidí, después de algunas indecisiones, aceptar el proyecto de una edición de todas mis obras, me quedó claro inmediatamente que debería valer en ella el orden de las prioridades del Concilio, y que por lo tanto el primer volumen en salir debía ser el que contenía mis escritos sobre la liturgia. La liturgia de la Iglesia ha sido para mí, desde mi infancia, la actividad central de mi vida, y también se ha vuelto, en la escuela teológica de maestros como Schmaus, Söhngen, Pascher y Guardini, en el centro de mi trabajo teológico. Como materia específica he escogido la teología fundamental, porque quería ante todo ir hasta el fondo de la pregunta "¿por qué creemos?" Pero en esta pregunta estaba incluida desde el inicio la otra sobre la correcta respuesta que se ha de dar a Dios, y por tanto también la pregunta sobre el servicio divino. Precisamente desde este punto deben ser entendidos mis trabajos sobre la liturgia. No me interesaban los problemas específicos de la ciencia litúrgica, sino el anclarse de la liturgia en el acto fundamental de nuestra fe y por tanto también su lugar en nuestra entera existencia humana

Este volumen recoge entonces todos mis trabajos de pequeña y mediana dimensión con los cuales en el curso de los años, en ocasiones y desde perspectivas diferentes, he tomado posición sobre cuestiones litúrgicas. Después de todas las contribuciones que nacieron de este modo, fui impulsado finalmente a presentar una visión de conjunto que apareció en el año jubilar del 2000 bajo el título "El espíritu de la liturgia. Una introducción" y que constituye el texto central de este libro.

Lamentablemente casi todas las reseñas se centraron en un pequeño capítulo: "El altar y la orientación de la oración en la liturgia". Los lectores de las reseñas debieron deducir que la obra completa trataba sólo de la orientación de la celebración y que su contenido se reducía a querer reintroducir la celebración de la misa "con las espaldas dirigidas al pueblo". En consideración a esta distorsión he pensado por un momento en suprimir este capítulo (de apenas nueve páginas de un total de doscientas) para poder reconducir la discusión al verdadero argumento que me interesaba y sigue interesándome en el libro. Esto habría sido más fácilmente posible por el hecho de que mientras tanto aparecieron dos excelentes trabajos en los cuales la cuestión de la orientación de la oración en la Iglesia del primer milenio ha sido aclarada en modo convincente. Pienso ante todo en el importante librito de Uwe Michael Lang, "Vueltos al Señor. La orientación en la oración litúrgica" (traducción italiana: Cantagalli, Siena 2006), y en modo del todo particular a la gran contribución de Stefan Heid, "Actitud y orientación de la oración en la primera época cristiana" (en "Revista de Arqueología Cristiana 72, 2006), en la que las fuentes y bibliografía sobre dicho tema resultan ampliamente ilustradas y puestas al día.

El resultado es del todo claro: la idea que sacerdote y pueblo en la oración deberían mirarse recíprocamente nació sólo en la cristiandad moderna y es completamente extraña en la antigua. Sacerdote y pueblo ciertamente no rezan el uno hacia el otro, sino hacia el único Señor. Por tanto durante la oración miran en la misma dirección: o hacia Oriente como símbolo cósmico para el Señor que viene, o, donde esto no fuese posible, hacia una imagen de Cristo en el ábside, hacia una cruz o simplemente hacia el cielo, como hizo el Señor en la oración sacerdotal la noche antes de su Pasión (Jn 17, 1). Mientras tanto se está abriendo paso cada vez más, afortunadamente, la propuesta hecha por mí al final del capítulo en cuestión en mi obra: no proceder a nuevas transformaciones, sino proponer simplemente la cruz al centro del altar, hacia la cual puedan mirar juntos el sacerdote y los fieles, para dejarse guiar in tal modo hacia el Señor, al que todos juntos rezamos.

Pero de nuevo, con esto, quizá he dicho demasiado sobre este punto, que representa apenas un detalle de mi libro, y que podría incluso dejar de lado. La intención fundamental de la obra era la de colocar la liturgia por encima de las cuestiones con frecuencia mezquinas sobre esta o aquella forma, en su importante relación que he buscado describir en tres ámbitos que están presentes en todos y cada uno de los temas. Está ante todo la íntima relación entre Antiguo y Nuevo Testamento; sin la relación con la heredad veterotestamentaria la liturgia cristiana es absolutamente incomprensible. El segundo ámbito es la relación con las religiones del mundo. Y se agrega en fin el tercer ámbito: el carácter cósmico de la liturgia, que representa algo más que la simple reunión de un círculo más o menos grande de seres humanos; la liturgia es celebrada dentro de la amplitud del cosmos, abraza al mismo tiempo la creación y la historia. Esto es lo que se pretendía con la orientación de la oración: que el Redentor al cual rezamos es también el Creador, y así en la liturgia también está siempre presente el amor por la creación y la responsabilidad en relación a ella. Estaré contento si esta nueva edición de mis escritos litúrgicos puede contribuir a que se vean las grandes perspectivas de nuestra liturgia y colocar en su correspondiente lugar ciertas controversias mezquinas sobre formas exteriores.

Finalmente, y sobre todo, siento el deber de agradecer. Mi agradecimiento se debe ante todo, al obispo Gerhard Ludwig Muller, que ha tomado en sus manos el proyecto de la "Opera omnia" y ha creado las condiciones tanto personales como institucionales para su realización. De manera muy particular quisiera agradecer al Prof. Dr. Rudolf Voderholzer, que ha invertido tiempo y energías en medida extraordinaria en la recolección y en la separación de mis escritos. Agradezco también al señor Dr. Christian Schaler, que lo asiste de manera activa. Finalmente, va mi sincero agradecimiento a la casa editora Herder, que con gran amor y precisión ha asumido el honor de este difícil y fatigoso trabajo. Que todo ello pueda contribuir a que la liturgia sea comprendida en modo siempre más profundo, y celebrada dignamente. "La alegría del Señor es nuestra fuerza" (Ne 8, 10).

Roma, fiesta de los santos Pedro y Pablo, 29 de junio del 2008




Fuente: Chiesa On Line, Oct-29-2008.

Sunday, October 26, 2008

Respuestas del Cardenal Presidente
de la Pontificia Comisión “Ecclesia Dei” a ciertas preguntas


Respuestas del Cardenal Presidente
de la Pontificia Comisión “Ecclesia Dei” a ciertas preguntas


Desde el momento en que llegaron a la Pontificia Comisión Ecclesia Dei frecuentes preguntas sobre las razones del Motu Proprio Summorum Pontificum, algunas de las cuales se fundan en las prescripciones del documento Quattuor abhinc annos enviado el 3 de octubre de 1984 a las Conferencias Episcopales, el Presidente de la misma Comisión, el Eminentísimo Cardenal Darío Castrillón Hoyos, ha considerado oportuno dar las siguientes respuestas:

Pregunta: ¿Es lícito referirse a la Carta Quattuor abhinc annos para regular las cuestiones relacionadas con la celebración de la Forma extraordinaria del Rito Romano, es decir, según el Misal Romano de 1962?

Respuesta: Evidentemente no. Ya que, con la publicación del Motu Proprio Summorum Pontificum, decaen las prescripciones para el uso del Misal de 1962, precedentemente emanadas por la Quattuor abhinc annos y sucesivamente por el Motu Proprio Ecclesia Dei Adflicta del Siervo de Dios Juan Pablo II.

De hecho, el mismo Summorum Pontificum, desde el artículo 1 afirma explícitamente que “las condiciones para el uso de este Misal establecidas en los documentos anteriores Quattuor abhinc annos y Ecclesia Dei, serán sustituidas”. El Motu Proprio enumera las nuevas condiciones.

Por lo tanto, no se podrá referir más a las restricciones establecidas por aquellos dos documentos para la celebración según el Misal de 1962.

Pregunta: ¿Cuáles son las diferencias esenciales entre el último Motu Proprio y los dos precedentes documentos referentes a esta materia?

Respuesta: La primera diferencia esencial es ciertamente que ahora es lícito celebrar la Santa Misa según el Rito extraordinario, sin necesidad de un permiso especial llamado “indulto”. El Santo Padre Benedicto XVI ha establecido, de una vez por todas, que el Rito Romano consta de dos Formas, a las cuales ha querido dar el nombre de “Forma Ordinaria” (la celebración del Novus Ordo, según el Misal de Pablo VI de 1970) y “Forma Extraordinaria” (la celebración del Rito gregoriano, según el Misal del Beato Juan XIII de 1962) y ha confirmado que este Misal de 1962 no ha sido nunca abrogado. Otra diferencia es que en las Misas celebradas sin pueblo, todo sacerdote católico de rito latino, secular o religioso, puede usar uno u otro Misal (art. 2). Además, en las Misas sin pueblo o con pueblo, corresponde al párroco o al rector de la iglesia donde se quiere celebrar, dar el permiso a todos aquellos sacerdotes que presenten el “celebret” dado por el propio Ordinario. Si estos negasen el permiso, el Obispo debe, según la norma del Motu Proprio, asegurar que el permiso sea concedido (cfr. art. 7).

Es importante saber que una Comisión Cardenalicia “ad hoc”, desde el 12 de diciembre de 1986, formada por los Eminentísimos Cardenales Paul Augustin Mayer, prefecto de la Congregación para el Culto Divino, Agostino Casaroli, Bernardin Gantin, Joseph Ratzinger, William Baum, Edouard Gagnon, Alfons Stickler, Antonio Innocenti, había sido creada “por voluntad del Santo Padre, con el fin de examinar los posibles procedimientos a realizar para remediar la constatada ineficacia del Indulto Pontificio Quattuor abhinc annos (sobre la restauración de la llamada “Santa Misa Tridentina” en la Iglesia Latina con el Misal Romano de la Edición típica de 1962), emanado por la Congregación para el Culto Divino con Prot. N. 686/84 del 3 de octubre de 1984”. Con este fin, ya entonces, esta Comisión había propuesto al Santo Padre Juan Pablo II algunos elementos esenciales que han sido retomados en el Motu Proprio Summorum Pontificum.

Me permito hacer una síntesis del acta que presenta las intervenciones de los Eminentísimos Cardenales para entender cómo los documentos posteriores reflejan sustancialmente la visión que una Comisión cardenalicia tan importante ha tenido poco tiempo después del Quattuor abhinc annos. En resumen, se ha afirmado que:

- “el interés, deseo y atención del Santo Padre (Juan Pablo II) era la promoción de la concordia interna en la Iglesia y la edificación, por ella, de los hermanos”;

- “esto era realizado por medio de la primaria recomposición de la comunión en la práctica de la “lex orandi”, con la correcta realización de la reforma litúrgica, también en el debido respeto de las legítimas exigencias de grupos minoritarios pero frecuentemente diversos, no sólo por la plena ortodoxia teórica sino también por una auténtica ejemplaridad de práctica de vida cristiana intensamente vivida y de sincera y devota adhesión a la Sede Apostólica”;

- “por lo tanto, tenía que ser deber de conciencia por parte de todos (Obispos, sacerdotes y fieles) eliminar los arbitrios escandalosos que una “creatividad” mal entendida ha producido, dando lugar a las consideradas “Misas selvagge” y otras desacralizaciones que han herido a muchos de estos fieles alejándolos de la facilidad de aceptación de la reforma litúrgica y de los nuevos Libros Rituales, incluido el Misal, que por desgracia han sido presentados erróneamente, y precisamente por esa no edificante desacralización, casi como causa de ella.

En la misma Comisión se proponía que:

- “fuera confirmado, por parte del Dicasterio competente, que el Papa quería la pacificación interna entre todos los fieles de las Iglesias locales mediante la aplicación concreta de la concesión por él realizada con el indulto”;

- “fuera ejecutada, por parte de los Obispos, la voluntad del Sumo Pontífice poniéndose espiritualmente en sintonía con Sus intenciones”;

- “fuera dada una respuesta adecuada, por parte de los Obispos, a aquellos que quisieran desalentar la aplicación del indulto, presentándolo como motivo de división en lugar de recomposición. La respuesta no debía ser polémica sino pastoral explicando, con delicadeza y paciencia, la letra y el espíritu del indulto”.

Además, se afirmaba con autoridad que:

- “el verdadero problema en cuestión no parecía ser tanto el conflicto artificial que el indulto intentaba resolver sino más bien aquel que había sido la verdadera causa, es decir, el conflicto entre la correcta aplicación de la reforma litúrgica y el tolerado exceso de abusos producido por la fantasía descontrolada. Por lo tanto, más allá del indulto, era necesaria una intervención de un nivel mucho más general por parte de la Santa Sede para eliminar el exceso de abusos, deformador de la reforma litúrgica conciliar”;

- “así como se presentaba, el indulto daba, por un lado, la impresión de que la Misa en latín llamada Tridentina fuera una realidad inferior y de segundo orden que era restaurada sólo por tolerante conmiseración para quienes la pedían; por otro lado, daba la impresión, por todas las difíciles condiciones que contenía, de que la misma Santa Sede la consideraba así y que no la habría concedido si no se hubiese visto obligada a hacerlo”;

- “era necesario reafirmar y aclarar a los Obispos la verdadera voluntad del Santo Padre que no consistía negativamente en una concesión de tolerancia, sino más bien, positivamente, en una verdadera y precisa iniciativa pastoral tomada no para calmar las reacciones a los abusos sino para recomponer la disensión en la reconciliación”;

- “era necesario quitar todas las condiciones contenidas en el indulto para quitar la impresión tenida por los Obispos de que la Santa Sede no lo quería, y la impresión por parte de los fieles de que estarían pidiendo algo apenas tolerado por la Santa sede”.

En las intervenciones de los Cardenales se veía que:

- “se era favorable a la concesión del indulto a todos los fieles y sacerdotes que querían servirse «in aedificationem» y sin instrumentalización anticonciliar”;

- “era necesario hacer entender: a los Obispos que el indulto correspondía a una voluntad del Papa que debía ser observada, y a los fieles que debían pedir con respeto la realización de la voluntad del Papa para que los Obispos, frente a los respetuosos pedidos, no tuviesen más motivo para negarse”;

-“sería necesario preguntarse si, para favorecer la reconciliación, era realmente necesario pedir el consenso del Obispo para celebrar la Santa Misa en latín”;

- “como actitud general habría que aliviar la rigurosidad de las condiciones limitativas del indulto mismo y eliminar aquellas agregadas por los Obispos”;

- “en lo que refería a la reserva a los grupos, ya que el indulto fue concebido para ellos, era necesario mantenerla pero iuxta modum: por un lado, no entendiendo por grupo a tres o cuatro personas y, por otro lado, no prohibiendo que a los grupos que tomaran la iniciativa pudieran agregarse otras personas en la práctica de la concesión obtenida”.

En la misma Comisión, se hacía presente que:

- “no había dificultad en permitir las lecturas en lengua vernácula”;

- “en cuanto al uso facultativo del leccionario, había alguna reserva temiendo confusión a causa de la no perfecta correspondencia al calendario de los dos Misales. Al mismo tiempo, no se veía ninguna dificultad en permitir el uso de los Prefacios del nuevo Misal”.

- “habrían de ser quitadas las condiciones agregadas por los Obispos y también aquellas relativas a las iglesias no parroquiales y a los grupos contenidos en el indulto”.

- “considerando que el latín, como expresión de unidad, no puede y no debe desaparecer de la Iglesia, y deseando los Obispos más bien ser “ayudados” en lugar de demasiado “respetados” en sus prerrogativas, era necesario ir a su encuentro reduciendo la compleja casuística condicionante del indulto a criterios de mayor simplicidad; se podía así también eliminar la impresión de que, con aquellas condiciones, la Santa Sede quisiera dar a entender que había concedido el indulto sólo “obtorto collo”. Además, al hacer esto, se podía poner en evidencia la coherencia evolutiva de las disposiciones pontificias correctivas, remediando contraposiciones contradictorias.

- Citando el número 23 de la “Sacrosanctum Concilium”, “a propósito de los criterios que debían ser observados en la conciliación entre tradición y progreso en la reforma litúrgica, y el número 26 del mismo documento conciliar, a propósito de las normas que debían presidir tal reforma, como derivadas de la naturaleza jerárquica y comunitaria de la liturgia, se proponía insistir en el eventual documento de revisión del indulto: en la objetividad y no arbitrariedad de la aplicación de la reforma litúrgica; del mismo modo, hacer entender cómo el uso de la lengua latina en una u otra edición del Misal Romano debía ser considerado en el ámbito de esta lógica; de conceder, al menos en las grandes ciudades, que en los días festivos se pueda celebrar en cada iglesia una Santa Misa en latín con libre elección de una u otra edición típica (1962 o 1970) del Misal Romano”.

- “se ha propuesto, también, ampliar la concesión del indulto a los Ordinarios, a los Superiores religiosos Generales o Provinciales, y otros”.

- “acerca de la necesidad del consentimiento del Obispo para la celebración de la Santa Misa en latín, ha sido recordado que Pablo VI dijo que, de por sí, el sacerdote en privado debería celebrar en latín ya que la concesión hecha para el uso de las lenguas vernáculas es sólo de orden pastoral, para permitir a los fieles comprender los contenidos del rito y, de ese modo, participar mejor”.

- “se ha confirmado la necesidad de dejar libre la opción del uso de uno u otro Misal para celebración de la Santa Misa en latín”.

- “acerca del tipo de intervención, se optaría por un nuevo documento pontificio (Papal) en el que, observando la actual situación real de la reforma litúrgica, se estableciera claramente la mencionada libertad de elección entre los dos Misales en latín, presentando el uno como desarrollo y no como contraposición del otro, y eliminando la impresión de que cada Misal sería el producto temporal de una época histórica”.

- “refiriéndose a las precedentes atenciones expresadas, se ha reafirmado la necesidad de asegurar la evidencia de la lógica linealidad evolutiva de los documentos de la Iglesia y de la libre opción entre los dos Misales para la celebración de la Santa Misa, y se ha propuesto poner en evidencia que no éstos no pueden ser considerados sino el uno como desarrollo del otro ya que las normas litúrgicas, no siendo propiamente “leyes”, no pueden ser abrogadas sino subrogadas: las precedentes en las sucesivas”.

De todo esto se ha informado al Santo Padre.



Fuente: Sitio Oficial de Internet de la Pontificia Comisión «Ecclesia Dei».
Traducción al español: Blog La Buhardilla De Jerónimo.



Comente esta entrada en Knol.

100.000 € en honor de Georg



Información de Agencia DPA, Oct-26-2008. Traducción de Secretum Meum Mihi. Aclaramos que la información contiene un gran error al identificar a la organización We Are Church como una organización Católica, la cual dista bastante de serlo. De otro lado, la suma real no es cuantificada originalmente en dolares sino en euros.

Los planes para una costosa Misa en Roma para celebrar el cumpleaños del hermano mayor del Papa Benedicto han sido criticados por un grupo Católico laico en Alemania, reportó el Domingo el semanal noticioso Focus. Georg Ratzinger, sacerdote retirado y antiguo director musical de al Catedral de Regensburg en Alemania, celebrará sus cumpleaños 85 en Ebero 15.

La Diócesis Católica de Regensburg planea gastar 100.000 dolares llevando a 90 niños coristas y 37 músicos a Roma para presentar una Misa de Wolfgang Amadeus Mozart en la Capilla Sistina en el Vaticano, especialmente para él.

Monseñor Ratzinger vive en la ciudad de Regensburg y solía dirigir el coro de niños.

Su hermano menor Joseph, de 81 años, tiene su casa privada y un jardín en la ciudad, pero nunca la usa ahora que es jefe de la Iglesia Católica en Roma.

Sigrid Grabmeier, vicepresidenta de un grupo liberal Católico laico We Are Church en la Diocesis de Regensburg , criticó el uso de fondos diocesanos para el evento.

Ella dijo que el Obispo Gerhard Ludwig Mueller tiene que pagar por la extravagante Misa de sus propios fondos privados.

Focus citó al portavoz diocesano, Jakob Schoetz, que dice que los ingresos provienen de las rentas y de contribuciones de los parroquianos.

— ¿Entonces tu eres rey?
— Tu lo dices; yo soy rey




Omnípotens sempitérne Deus, qui in dilécto Filio tuo, universórum Rege, ómnia instauráre voluísti: concéde propítius; ut cunctæ famíliæ géntium, peccáti vúlnere disgregátæ, ejus suavíssimo subdántur império: Qui tecum vivit et regnat in unitáte.

Missale Romanum
FIESTA DE
N. S. JESUCRISTO REY
Oración-Colecta

Saturday, October 25, 2008

Facebook y su “Gente que puedes conocer”



Siempre nos ha parecido bastante sui generis el significado del término ‘amigo’ que le dan los genios de Facebook. En la secundaria cuando tocaba leer a Aristóteles, si la memoria no nos engaña, se aprendía que la amistad se podía clasificar en tres categorías (ciertamente en ninguna de ellas clasifica lo que hace Facebook): amistad de utilidad, amistad placentera y amistad virtuosa (en estricto sentido esa es la que se llama amistad). Toda esa introducción para decirles que el Cardenal Arzobispo de Nápoles, Monseñor Crescenzio Sepe, ha abierto su perfil en Facebook, de ello ha dado cuenta la prensa en Italia; como por ejemplo el Corriere Del Mezzogiorno, Oct-24-2008; más recientemente Il Messaggero de hoy, Oct-25-2008 (no disponible en línea).

Nosotros que no pudimos con la curiosidad hemos buscado, y al momento de escribir estas líneas, el Card. Sepe ya contaba con 362 ‘amigos’, según la significación que le da Facebook.

Hay que estar más pendientes, no sea que mañana le aparezca a uno un pedido algo así como: “Angelo Sodano quiere ser tu amigo”, ó, “Piero Marini quiere ser tu amigo”.

Por favor, esten pendientes de la columna de “Gente que puedes conocer”, no se sabe que se puede encontrar....

Friday, October 24, 2008

Reseña de la Opera Omnia de Benedicto en Avvenire




Teníamos la duda de si el diario de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), Avvenire, diría algo sobre la aparición de la Opera Omnia de Benedicto XVI(Uds. ya han sabido de ello por la amplia divulgación en diversos medios, no vamos a redundar en el asunto).

Bueno, ya salimos de la duda; porque en la pág. A16 de la edición del Viernes Oct-24-2008 aparece un artículo titulado “Liturgia, frente a la primacía de Dios” (PDF aquí).

No nos vayan a preguntar del por qué de la duda que teníamos...

El Papa estaría próximo a fijar nueva edad límite para la renuncia de los obispos

Al Obispo diocesano que haya cumplido setenta y cinco años de edad se le ruega que presente la renuncia de su oficio al Sumo Pontífice, el cual proveerá teniendo en cuenta todas las circunstancias.

C.I.C.
Can. 401 § 1



Con fecha Oct-18-2008 el vaticanista Oracio La Rocca, escribió en La Repubblica un artículo en el cual afirma que el Papa estaría por cambiar la fecha límite en la cual un obispo debe renunciar. No lo habíamos notado antes, pero gracias al blog La Buhardilla De Jerónimo hemos puesto la vista al asunto.

Dice La Rocca que Benedicto XVI “ha firmado un decreto que cancela la obligación de las dimisiones de los obispos apenas hayan sobrepasado la edad de 75 años, para fijar el nuevo límite de retiro a los 78 años”.

Este decreto estaría por publicarse próximamente, y tal vez antes de finalizar 2008. Excluidos de la obligación de renunciar en el nuevo límite (78 años) estarían aquellos obispos que desempeñen cargos administrativos; en la Curia Vaticana, en las Conferencias Episcopales, en las Nunciaturas Apostólicas.

Tambien afirma La Rocca que actualmente el decreto en alusión, está en la Congregación para los Obispos, cuyo prefecto es el Card. Giovanni Battista Re, restando sólo la fecha de hacerlo conocer publicamente.



Entrada posterior relacionada: Ronda de rumores curiales (una de tantas).

Sunday, October 19, 2008

Beatificados padres de Santa Teresita




Los padres de Santa Teresita del Niño Jesús (que por supuesto tienen nombre), fueron beatificados hoy en la Basílica de Lisieux, y como son de nuestros favoritos por eso escribimos esta entrada.

Información de agencia AFP, Oct-19-2008, vía Google News.

Más de 10.000 personas en beatificación en Lisieux de padres de Santa Teresa





LISIEUX, Francia (AFP) — Entre 12.000 y 15.000 católicos de varios países asistieron el domingo en Lisieux, en el norte de Francia, a la beatificación de los padres de Santa Teresa, a quienes los creyentes atribuyen curaciones milagrosas de niños.

Los creyentes atribuyen a Louis (1823-1894) y a Zelia (1831-1877) Martin, padres des Santa Teresa, la capacidad de interceder ante Dios para la curación milagrosa de niños.

Antes que Louis y Zélie, sólo otra pareja, los italianos Luigi y Maria Beltrame Quattro Occhi, fueron beatificados simultáneamente en 2001.

Louis y Zélie Martin deben su beatificación a la curación en 2002 de un bebé italiano que sufría de una malformación pulmonar y que el papa Benedicto XVI reconocio este verano oficialmente como un milagro.

El niño, ahora de 6 años, estaba presente en la ceremonia.

Louis y Zélie fueron primero declarados "venerables" (a quienes se puede orar) en 1994 tras una investigación en 1957.

Se trata de la tercera beatificación que ocurre en Francia desde que el papa Benedicto XVI decidió que podían hacerse fuera del Vaticano. Las dos primeras en 2007 reunieron 4.500 y 2.500 personas.

Los restos de Louis, relojero y Zelia, bordadora que empleaba 18 obreras, fueron traslados el domingo en un relicario a la basílica de Lisieux, la segunda ciudad santuario católico de Francia después de Lourdes.

Algunos de los asistentes expresaron su contento por estar en la ceremonia religiosa.

Por ejemplo Anne, estadounidense de 48 años que vino de Atlanta con su hija Julian-Thérèse, de 15 años de edad, dijo que "vinimos porque nos preocupamos de la salud de nuestros niños".

Anne se reunió en la basílica con un grupo de 80 irlandeses, la mayoría de los cuales forman parte de los 750.000 peregrinos que vienen cada año a la sepultura de Santa Teresa.

"Santa Teresa siempre formó parte de mi vida. En la casa de mi abuela su retrato estaba en la cocina. En la casa de los irlandeses hay con frecuencia varios retratos de santos", explicó la irlandesa Brigid, de 62 años.

Santa Teresa entró a los 15 años en el convento carmelita de Lisieux y murió en esta ciudad a los 24 años en 1897.

Al mismo respecto informa Zenit, Oct-19-2008.

Beatificados los padres de santa Teresita del Niño Jesús

En la Basílica de Lisieux, en Francia

LISIEUX, domingo, 19 de octubre de 2008 (ZENIT.org).- Unas quince mil personas participaron este domingo en la beatificación de los padres de santa Teresita del Niño Jesús, Louis Martin y Zélie Guérin.

El segundo matrimonio elevado conjuntamente a la gloria de los altares fue beatificado en una celebración eucarística presidida por el legado pontificio, el cardenal José Saraiva Martins, prefecto emérito de la Congregación para las Causas de los Santos, en la basílica de Lisieux.

Tras concluir el rito de beatificación con el que el Papa ha inscrito a los dos esposos conjuntamente en el Libro de los Beatos, el cardenal portugués dio "gracias a Dios por este testimonio ejemplar de amor conyugal".

Este ejemplo, aseguró el purpurado, puede "estimular a los hogares cristianos en la práctica integral de las virtudes cristianas, como estimuló el deseo de santidad en Teresa".

El cardenal dejó paso a las confidencias en la homilía explicando que en el momento de la beatificación "pensaba en mi padre y en mi madre, y en este momento, quisiera que vosotros también pensarais en vuestro padre y vuestra madre y que juntos demos gracias a Dios por habernos creado y hecho cristianos gracias al amor conyugal de nuestros padres".

Louis Martin (1823-1894) y su esposa Zélie Guérin (1831-1877), padres de nueve hijos, cuatro de ellos fallecidos en tierna edad, es el segundo matrimonio beatificado simultáneamente después de los italianos Luigi y Maria Beltrame Quattrocchi (fallecidos en 1951 y 1965 y beatificados en 2001 por Juan Pablo II).

El cardenal Saraiva Martins les presentó como "un don para los esposos de todas las edades por la estima, el respeto y la armonía con que se amaron durante 19 años".

Son también "un don para los padres" y "para todos aquellos que han perdido a su esposo o esposa".

"La viudez es siempre una condición difícil de aceptar --reconoció--. Louis vivió la pérdida de su esposa con fe y generosidad, prefiriendo el bien de sus hijos a sus gustos personales".

Por último, dijo, estos esposos son "un don para quienes afrontan la enfermedad y la muerte".

Zélie falleció de cáncer, Louis terminó su existencia a causa de una artereoesclerosis cerebral.

"En nuestro mundo, que trata de ocultar la muerte, nos enseñan a mirarla cara a cara, abandonándose en Dios", aseguró.

Entre los participantes en la ceremonia de beatificación se encontraba Pietro Schiliro, un niño italiano de Monza, cuya curación inexplicable en 2002 ha sido atribuida a la intercesión de los padres de santa Teresita del Niño Jesús, patrona de las misiones.

Nacido con una malformación de los pulmones, los médicos habían dicho que no podría sobrevivir. Su madre pidió su curación a Dios por intercesión de Louis y Zélie. Una comisión científica ha reconocido como inexplicable su curación.

Santa Teresita, nacida en 1873, entró a los 15 años en el Carmelo de Lisieux, donde falleció a los 24 años, dejando un testimonio escrito de experiencias místicas, por las que fue declarada por Juan Pablo II doctora de la Iglesia el 19 de octubre de 1997.

Nuevo rumor: Burke o Perl a la cabeza de «Ecclesia Dei»


Como en estos días hay tanto rumor sobre movimientos en la Curia Romana, simplemente consignamos uno mas, sin por ello querer darlo por cierto. En el marco de una entrevista publiada en Pontifex, Oct-19-2008, con el director de la revista mensual Radici Cristiane, Prof. Roberto De Mattei; con respecto al posible sucesor del Card. Darío Castrillón Hoyos como Presidente de la Pontificia Comisión «Ecclesia Dei», ahora se rumoran los nombres del actual Vicepresidente de esa misma comisión: Monseñor Camille Perl; y por otra parte el del reciententemente nombrado Prefecto del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, Monseñor Raymond Burke.

¡Veremos...!

Saturday, October 18, 2008

FSSP: Misa Pontifical en Roma


John Sonnen del blog Orbis Catholicvs ha puesto el primer video (por ahora) con algunas imagenes de la Misa Pontifical celebrada por el Card. Darío Castrillón Hoyos, con ocasión de los veinte años de la FSSP, en la iglesia de la Ss. Trinità dei Pellegrini de Roma, Oct-18-2008; es decir la recientemente creada parroquia personal en razón del Rito.



Cambios en la Curia Romana.


Artículo de Andrea Bevilacqua en Ittalia Oggi, Oct-17-2008, vía Papa Ratzinger Blog.

Se preanuncian importantes movimientos, en las próximas semanas, al interno de la curia romana. El Sinodo de los obispos en curso en estos días en el Vaticano, de hecho, ha traido a Roma a diversos prelados y así ha sido fácil, para el Pontifice y sus mas estrechos colaboradores, hacer intercambios de opinión con respecto a los próximos ajustes a efectuar en el organigrama del gobierno de la Iglesia.

El principal ajuste se refiere a la Congregación para el Culto Divino. Aquí habrá un doble cambio en el vertice: a un mismo tiempo cambiaran tanto el prefecto, el cardenal nigeriano Francis Arinze, así como el secretario, el cingalés Malcolm Ranjith. A Arinze lo sucederá el cardenal español Antonio Cañizares Llovera, arzobispo de Toledo. Mientras que para la sucesión de Ranjith el juego está abierto. Hay quien habla con insistencia de la llegada del liturgista salesiano Manlio Sodi. Pero la cosa es difícil que suceda, vistos las polémicas posiciones que en el pasado Sodi ha tenido frente al motu proprio papal Summorum Pontificum con el cual ha sido liberalizado el antiguo rito revisado en 1962 por Juan XXIII.

También en la Curia romana se habla ahora con insistencia cada vez mayor de tres importantes cambios en la secretaría de Estado, o sea en aquel órgano de mando que tiene el mayor poder hoy al interior de la Santa Sede. Se trata del probable inminente adios de monseñor Sardi, monseñor Caccia y monseñor Viganò. Sardi, hace años profesor de teología moral en el seminario de la diócesis de Acqui Terme, es quien redacta los borradores de los discursos del Pontífice. Monseñor Viganò permanece como cabeza de la oficina del personal de la Santa Sede: vigila desde aquí todos las asunciones. Mientras Caccia es asesor de asuntos generales, en esencia «viceministro». Son tres nominaciones de segunda fila pero, los encargos que cubren, son de gran importancia. Tanto que a pesar del secretario de Estado, Tarcisio Bertone, tenía ya tiempo ganas de hacerlo en la práctica, ahora tiene todavía problemas encontrando dignos sucesores a los tres y, sobretodo, encontrando los nuevos encargos que no suenen para ellos como un despido.

De la curia romana a las diocesis italianas. Habiendo superado la dificultad de Floerncia —en el puesto del cardenal Ennio Antonelli el Papa ha nombrado arzobispo a monseñor Giuseppe Betori— quedando abiertos los nudos de Milán y Turín. Milán es la diócesis en la cual se podría tener en breve el nombre del sucesor del cardenal Dionigi Tettamanzi. A los seguidores de Tettamanzi y del precedente arzobispo, el cardenal Martini, no les disgustaría la llegada de un milanés, pero en mayores partes se habla también de la posibilidad del nombre de monseñor Rino Fisichella. Este es estimado en el mundo del asociacionismo milanés y la nominación, a pesar de la ruptura respecto de Martini y Tettamanzi, sería de gran prestigio.

En cuanto a Turín, queda ahora un poco más de un año para el adios a Poletto. También aquí el juego está entre aquellos que quieren continuidad respecto a la presente gestión y aquellos que, al contrario, quieren renovación. Si hay continuidad, será la más probable nominación la del obispo de Ivrea, Arrigo Miglio. Si al contrario, todo es posible.

Leído en el sitio de Amnistía Internacional


Lo vemos pero no lo creemos. En el sitio de internet de Amnistía Internacional hay un comunicado de prensa (Oct-09-2008) a favor de los Católicos de Vietnam.

AMNISTÍA INTERNACIONAL
DECLARACIÓN PÚBLICA


Índice AI: ASA 41/005/2008
9 de octubre de 2008

Vietnam: Temor y discriminación crecientes

El gobierno vietnamita debe poner fin a sus actos de intimidación y agresión contra católicos y garantizar la protección contra la violencia de grupos patrocinados por el Estado, ha manifestado hoy, 9 de octubre de 2008, Amnistía Internacional.

Esta creciente persecución se produce tras haber reprimido las autoridades protestas pacíficas masivas de católicos en Hanoi al final de septiembre de 2008. En agosto y septiembre, los católicos organizaron concentraciones de millares de personas para mostrar su apoyo a las reclamaciones de la iglesia en una disputa sobre tierras.

En un documento informativo que ha publicado hoy basándose en nuevos datos, Amnistía Internacional ilustra cómo los católicos sufren cada vez más intimidaciones y agresiones físicas y verbales desde la represión. El documento está basado en entrevistas mantenidas en el país con grupos confesionales, periodistas y feligreses.

«Profieren insultos contra nuestras madres y nuestros padres y dicen cosas como “matar al arzobispo” y “matar a los curas” –dijo a Amnistía Internacional una joven católica-. El domingo pasado por la noche, cuando volví de la iglesia, había quizá 400 o 500 personas, muchas con camisa azul, que coreaban consignas y sostenían pancartas.»

A medida que se intensifica en los medios de comunicación controlados por el Estado la campaña contra los manifestantes católicos, numerosos contramanifestantes y grupos patrocinados por el Estado se congregan delante de la archidiócesis y de la parroquia de Thai Ha de Hanoi y hostigan e intimidan a los dirigentes eclesiásticos y los feligreses. Al menos una iglesia católica de las afueras de Hanoi ha sido atacada por bandas que arrojaron piedras.

Las autoridades están utilizando también el derecho penal para reprimir la libre expresión de las opiniones. En los últimos días se ha detenido y acusado formalmente a cuatro manifestantes y se ha citado en comisarías de policía a numerosos feligreses para interrogarlos. Además, Amnistía Internacional cree que los altos cargos eclesiásticos corren riesgo de detención.

Información complementaria

Los católicos comenzaron a manifestarse en diciembre de 2007 por una larga disputa sobre la propiedad de dos terrenos de Hanoi. Los terrenos pertenecieron a la Iglesia Católica hasta la década de 1950, cuando el Estado los confiscó. Las negociaciones entre la iglesia y el gobierno se estancaron en febrero de 2008, y en agosto y septiembre millares de personas, algunas procedentes de otras partes del país, se sumaron a la protesta pacífica. Al final de septiembre, las autoridades habían acordonado la zonas en disputa y puesto fin a las vigilias masivas.

Friday, October 17, 2008

La Misa Continúa En La Vida De Los Creyentes



El cardenal Arinze ilustra la iniciativa para dar aplicación al Sinodo del 2005 sobre la Eucaristía

La misa continúa en la vida de los creyentes

por Gianluca Biccini

El Ite, missa est acompañado de fórmulas significativas que expresan la dimensión misionera del saludo litúrgico final. El gesto del intercambio de la paz adelantado entre la oración de los fieles y el ofertorio. Luego, un compendio eucarístico para ayudar a los fieles a entender cada gesto de la celebración del Sacramento del altar. Y un elenco de los grandes temas de la fe, propuesto a los sacerdotes para las homilías dominicales durante el ciclo trienal.

Tiempo de “trabajo en curso” en la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. La definición es del cardenal prefecto Francis Arinze, que ha ilustrado a la asamblea del Sínodo de los Obispos sobre la Palabra de Dios que se está realizando en el Vaticano, acerca de los cuatro proyectos a los cuales el dicasterio ha dedicado gran parte de su actividad en estos últimos dos años. Pequeñas intervenciones para responder a algunas observaciones surgidas de los trabajos de la precedente asamblea sinodal del 2005 sobre la Eucaristía y luego reconocidas por la exhortación apostólica Sacramentum Caritatis. Benedicto XVI ha dado indicaciones precisas sobre cada una de las cuestiones, ofreciendo en un caso —el del Ite, missa est— las alternativas concretas. En esta entrevista a nuestro periódico, el cardenal nigeriano explica en detalle las iniciativas presentadas el sábado pasado a los padres sinodales, ilustrando las motivaciones, la modalidad y los tiempos de realización.

Ite, missa est, “La Misa ha terminado, podéis ir en paz”. Esta expresión que ya se ha hecho familiar ¿está destinada a desaparecer?

No, es integrada con otras tres posibilidades. El número 51 de la Sacramentum Caritatis ha reiterado que el saludo al final de la celebración eucarística, con el cual el diácono o el sacerdote despiden al pueblo, permite percibir la relación entre la Misa celebrada y la misión cristiana en el mundo. “En la antigüedad —recuerda Benedicto XVI— missa significaba simplemente «terminada». Sin embargo, en el uso cristiano ha adquirido un sentido cada vez más profundo. La expresión «missa» se transforma, en realidad, en «misión»”. El saludo expresa, entonces, la naturaleza misionera de la Iglesia y, en consecuencia, es oportuno ayudar al pueblo de Dios a profundizar tal dimensión constitutiva de la vida eclesial, apoyándose en la Liturgia. En esta perspectiva, el Papa ha considerado útil “disponer de textos debidamente aprobados para la oración sobre el pueblo y la bendición final que expresen dicha relación”

Entonces, ¿la antigua fórmula no es suficientemente explícita en este sentido?

Me parece que para muchos católicos la expresión significa simplemente: “Ahora la Misa ha terminado, podéis ir a descansar”. Muchos padres sinodales habían manifestado el deseo de fórmulas alternativas para expresar la dimensión misionera del saludo final. Por ejemplo: “La celebración eucarística ha terminado. Id a vivir ahora lo que hemos escuchado, recibido, cantado, orado y meditado”. Interpelada por el Pontífice, nuestra Congregación comenzó un estudio, que fue seguido de una amplia consulta de la cual surgieron 72 fórmulas alternativas. Antes de presentarlo a Benedicto XVI, hemos reducido el número a nueve y él ha elegido tres: Ite ad Evangelium Domini annuntiandum; Ite in pace, glorificando vita vestra Dominum; Ite in pace.

¿Estas tres posibilidades ya son operativas?

Sí, las fórmulas han sido añadidas en el Missale Romanum, terza Editio Tipica Emendata, publicado por la Librería Editrice Vaticana la semana pasada. En la página 605, se puede ver que el Ite, missa est no ha sido abolido sino sólo acompañado por otras alternativas. Quisiera agregar que los misales aprobados en el pasado por diversas naciones, con otras alternativas, acogen sustancialmente estas posibilidades.

¿Y con respecto a la posibilidad de modificar la ubicación del “intercambio de la paz” en el ámbito de la celebración litúrgica?

En primer lugar, decimos que por ahora se trata de una hipótesis. En el número 49 de la exhortación apostólica, el Papa explica que “la Eucaristía es por su naturaleza sacramento de paz. Esta dimensión del Misterio eucarístico se expresa en la celebración litúrgica de manera específica con el rito de la paz”. Un “signo de gran valor” que “en nuestro tiempo, tan lleno de conflictos”, adquiere un particular relieve también desde el punto de vista de la sensibilidad común, en cuanto que “la Iglesia siente cada vez más como tarea propia pedir a Dios el don de la paz y la unidad para sí misma y para toda la familia humana”. Para el Papa Ratzinger, “la paz es un anhelo indeleble en el corazón de cada uno”, de manera que “la Iglesia se hace portavoz de la petición de paz y reconciliación que surge del alma de toda persona de buena voluntad”. Partiendo de tales premisas, se comprende la intensidad con la que se vive el rito de la paz en el contexto de la celebración litúrgica.

¿Por qué, entonces, la hipótesis de cambiar su ubicación?

Ya durante el Sínodo del 2005 había sido considerada la posibilidad de moderar este gesto que —afirma la Sacramentum Caritatis— “puede adquirir expresiones exageradas, provocando cierta confusión en la asamblea precisamente antes de la Comunión”. De aquí, la sugerencia de “limitar el intercambio de la paz a los más cercanos”, para evitar la perpetuación de una situación que se ha convertido, en muchas iglesias, en un momento bullicioso, casi un jamboree que tiene lugar precisamente antes de la Comunión. Se ha pensado, además, en un posible cambio del gesto a otro momento de la celebración. El Papa ha pedido propuestas a nuestra Congregación. Y nosotros hemos organizado una amplia consulta cuyos resultados han sido remitidos al Pontífice. Él mismo, después de haber estudiado la síntesis, nos ha encargado escribir a las Conferencias episcopales locales para pedirles elegir entre dos posibilidades para colocar el signo de la paz: dejarlo donde está, inmediatamente antes del Agnus Dei, o bien adelantarlo entre la oración de los fieles y el ofertorio.

¿Y cuál ha sido el resultado de esta segunda consulta?

Aún no hemos recibido todas las respuestas. Esperamos tenerlas para fin de octubre. Luego, a fin del siguiente mes, nuestra Congregación hará el comentario de las indicaciones recibidas y lo llevará ante el Papa para la decisión definitiva.

En el actual sínodo está surgiendo la idea de un “compendio de la Palabra”, en la línea de los compendios del Catecismo de la Iglesia Católica y de la Doctrina social de la Iglesia. ¿También en el precedente sínodo surgió un pedido de este tipo en referencia a la Eucaristía?

El número 93 de la Sacramentum Caritatis habla de la “utilidad de un Compendio eucarístico” y Benedicto XVI ha querido acoger la petición hecha por los padres sinodales para ayudar al pueblo cristiano a creer, celebrar y vivir cada vez mejor el misterio eucarístico. Nuestra Congregación ha sido, por lo tanto, llamada a realizar esto, junto a la Congregación para la Doctrina de la Fe.

¿Qué se ha hecho en concreto?

En el compendio están trabajando muchos teólogos, consultores y miembros de las dos Congregaciones. Los trabajos confluirán en un libro que estará subdividido en varias partes: una síntesis de la doctrina sobre la Eucaristía; los himnos para la bendición eucarística; las horas de adoración y las procesiones eucarísticas; el oficio divino para Corpus et Sanguis Christi; las oraciones para antes y después de la Misa; las oraciones de los santos a Jesús Eucarístico; las oraciones para el sacerdote que se prepara para la Misa; fragmentos del magisterio papal, del Código de Derecho canónico, de la Imitación de Cristo. Cabe señalar que el compendio será propuesto, no impuesto. Y puedo decir también que no está lejos su publicación.

Vayamos a la cuestión de las homilías temáticas. ¿No se corre el riesgo de homologar la predicación dominical, de dejar poco espacio a la reflexión individual y a la profundización por parte del sacerdote?

Todo lo contrario. El Papa, en el número 46 de la Sacramentum Caritatis subraya la necesidad de mejorar la calidad de la homilía, que forma parte de la acción litúrgica y tiene la finalidad de favorecer una mejor comprensión y eficacia de la Palabra de Dios en la vida de los fieles. Por eso, los ministros ordenados deben prepararla con esmero basándose en un conocimiento adecuado de la Escritura. Por esta razón, el Pontífice invita a evitar “homilías genéricas o abstractas” y pide a los interesados que se esfuercen para que las homilías pongan la Palabra de Dios proclamada en estrecha relación con la celebración sacramental y con la vida de la comunidad. De ahí, el pedido de tener presente “la finalidad catequética y exhortativa de la homilía” y la referencia a la oportunidad de proponer a los fieles homilías temáticas que, partiendo del leccionario trienal, a lo largo del año litúrgico, traten los grandes temas de la fe cristiana. Estos temas, a su vez, deben hacer referencia a lo propuesto por el magisterio en los cuatro “pilares” del Catecismo de la Iglesia Católica y su compendio: la profesión de la fe, la celebración del misterio cristiano, la vida en Cristo y la oración cristiana.

¿Qué significa en la práctica?

El Sínodo del 2005 ha propuesto la compilación de temas para la homilía dominical de modo tal que, en un ciclo de tres años, ningún gran argumento de nuestra fe sea omitido. El hecho es que no todos los sacerdotes tienen un programa comprensivo para las homilías. Y luego, están los temas difíciles o delicados o que simplemente no gustan, los cuales no son nunca tocados por algunos predicadores. Por eso, el Papa nos ha pedido a nosotros y a las Congregaciones para la Doctrina de la Fe y para el Clero, que preparemos un elenco. No se tratará de homilías-modelo sino de indicaciones generales en las cuales, de cada tema, se ofrecerán elementos para poderlo desarrollar.

¿En qué punto se encuentra el trabajo?

Estamos casi a la mitad. Y quisiera reiterar que, también en este caso, se tratará de una propuesta, no de una imposición para los predicadores. Se intentará, en todo caso, respetar la naturaleza de la homilía y de los textos litúrgicos.

(©L'Osservatore Romano 17 de octubre de 2008)

Texto Original en italiano: L'Osservatore Romano Oct-17-2008.
Traducción al español: La buhardilla de Jerónimo.



Entrada previa relacionada: Cambios en la Misa: ya no mas “podeís ir en paz”.

Thursday, October 16, 2008

El Motu Proprio “Summorum Pontificum” y la pacificación de la Iglesia


En la sección de estudios y comentarios de la nueva página de «Ecclesia Dei», nos encontramos con un comentario en español, el cual reproducimos seguidamente.

El Motu Proprio “Summorum Pontificum”
y la pacificación de la Iglesia

P. Gabriel Díaz Patri

Cuando, habiendo cumplido ya 70 años, Joseph Ratzinger decidió publicar sus memorias, pensaba probablemente que la parte más interesante de su vida había ya pasado. No imaginaba el entonces cardenal que -por el contrario- ésta estaba aún por comenzar.

En el capítulo XII de estas memorias tituladas "Mi vida"… confiesa, hablando de la época de la reforma litúrgica: "yo estaba perplejo ante la prohibición del Misal antiguo porque jamás había ocurrido una cosa semejante en la historia de la liturgia… La imposición de la prohibición de este Misal que se había desarrollado a lo largo de los siglos desde el tiempo de los sacramentarios de la Iglesia antigua comportó una ruptura en la historia de la liturgia cuyas consecuencias sólo podían ser trágicas".

Ya en 1976, siendo aún simple sacerdote, había escrito respondiendo a un ilustre colega -importante catedrático de Derecho Romano que le había pedido su parecer- : "según mi opinión, se debería obtener la autorización, para todos los sacerdotes, de poder utilizar también en el futuro, el antiguo Misal; para cuyo uso debería permitirse "la más vasta libertad". En este mismo sentido se pronunció otras veces en los años subsiguientes.

La idea que lo ha conducido a sostener esta posición es que un Rito que fue camino seguro de santidad durante siglos no puede convertirse repentinamente en una amenaza, si la fe que en él se expresa sigue siendo considerada válida.

Y esto es así porque la legitimidad de la liturgia de la Iglesia reside en la continuidad de su tradición. No se trata aquí de una cuestión de mero apego afectivo o de "sensibilidad" ; es así en razón de la unidad, identidad y comunión de la Iglesia… más allá del tiempo. Podríamos aplicar aquí la bella expresión de Martin Mosebach, el escritor alemán del momento: "La tradición es la inclusión de los muertos en la vida presente" o, en palabras de Chesterton: "la tradición es la democracia de los muertos” es decir, una forma de “democracia” en la cual también los muertos pueden participar.

Es en esta misma perspectiva que el Motu Proprio Summorum Pontificum nos muestra que la liturgia de la Iglesia debe tener una continuidad intrínseca, pues lo que antes Ella creía que era la Misa no puede no creerlo ahora. Por eso, para ser legítimos ambos Misales, deben ser ambos "expresiones validas de la misma fe católica" y de ningún modo podrían presentarse como reflejo de visiones opuestas -y menos aún inconciliables- acerca de la acción litúrgica. Quien confíe en la rectitud doctrinal y el valor litúrgico del Misal utilizado ordinariamente, no debería temer su coexistencia con el uso recibido a través de los siglos, al contrario, debería confiar en que esta coexistencia pondrá de relieve una identidad doctrinal. Es precisamente esta defensa de la continuidad la que nos permite comprender que el Papa insista en que la duplicidad de Misales se debe explicar como “dos expresiones de la Lex orandi” que no pueden sino corresponder a una única “Lex Credendi”, dentro del marco disciplinar del rito romano ; procurando así evitar que se produzca el fenómeno inaudito de la existencia de dos “ritos” de la Misa fundados en principios distintos.

Pero la legitimidad de un rito litúrgico no sólo está dada por su identificación con los principios que rigieron la liturgia en el pasado sino también con los que rigen los demás ritos que existen actualmente (de los cuales algunos son, por otra parte, utilizados también por otras denominaciones cristianas de larga tradición). Es necesario, por lo tanto, que en la liturgia de la Iglesia haya además de una unidad "diacrónica", una unidad "sincrónica". De ahí un nuevo argumento para afirmar la permanente validez del Rito Romano tradicional y la necesidad de que la forma celebrada ordinariamente no difiera esencialmente de él: si la actual liturgia no pudiera identificarse substancialmente con las otras formas litúrgicas de la Iglesia tal como son celebradas en las demás tradiciones legítimas -pasadas o contemporáneas- perdería asimismo la legitimidad de su fundamento. Visto desde esta perspectiva y haciendo un análisis mas fino podríamos decir que el Motu Proprio es paradójicamente más una defensa del nuevo rito que del antiguo.

Una tercera dinmensión, el futuro, entra también en juego. Para ser breves me limito a recordar el dicho de la tribu Massai: “Nosotros no heredamos la Tierra de nuestros padres, sino que la pedimos prestada a nuestros hijos”.

--------

Se insiste en que el motivo que llevó al Papa a publicar este Motu Proprio fue la existencia del conflicto -que lleva ya décadas- con los grupos llamados "tradicionalistas". Éste es sin duda un elemento que tiene gran importancia y que fue ocasión de la publicación del documento; pero si analizamos detenidamente el pensamiento de Joseph Ratzinger la justificación más profunda del Motu Proprio no se halla en el factor "político" sino en el teológico: aunque no existiera ningún "tradicionalista" habría, con todo, una situación anómala que requeriría un restablecimiento del orden.

Siempre ha habido y siempre habrá personas que se adaptan difícilmente a los cambios, sobre todo en estos tiempos de mutaciones aceleradas. Lo paradójico de la situación actual es que muchas veces quienes muestran inquietud ante lo que consideran una amenaza para la "reforma litúrgica" hacen ahora de "conservadores": aferrándose estrechamente al "statu quo" y manifestando su dificultad de adaptarse a la novedad de este redescubrimiento propuesto por el Papa reproducen las actitudes que se solían asociar habitualmente a los "tradicionalistas". Por otra parte, hasta ahora las personas que adherían a la llamada "Misa en latín" eran identificadas como la gente del "contra", pero está ocurriendo que los que -siguiendo el llamado de Benedicto XVI- se acercan a la liturgia heredada de nuestros mayores, son, cada vez con mayor frecuencia, gentes del "por" y los del "contra" son los que no quieren ni oír hablar de todo esto aferrándose a su "tradición" de cuarenta años.

Mas aún, con creciente frecuencia, quienes actualmente acogen con entusiasmo las "innovadoras" enseñanzas y disposiciones del Papa -disposiciones que expresan una renovada valoración de la tradición litúrgica- no sólo no obedecen a aquella mentalidad negativa, sino que, por el contrario, manifiestan la alegría del descubrimiento de algo nuevo: el redescubrimiento de la herencia, el reencontrase con sus raíces, en resumen: el tomar conciencia de pertenecer a una familia. Obviamente no a lo que se entiende en nuestra sociedad actual por "familia": mera asociación de individuos que comparten un período determinado de sus vidas con sólo el débil vínculo de un pacto fácilmente revocable, sin un pasado que los una y con un futuro impredecible; sino a una verdadera y profunda comunión de vida, con antepasados comunes, con una memoria común que los enorgullece: una familia que está formada no sólo por hermanos sino que tiene también padres y ancestros.

En resumen: El Papa Benedicto XVI con la promulgación del Motu Proprio Summorum Pontificum ha buscado, esto es claro, la pacificación de la Iglesia. Pero no se trata en el fondo únicamente de la paz con grupos más o menos rebeldes, ni la pacificación entre corrientes opuestas que crean tensión en el seno de la institución, sino la pacificación de la Iglesia consigo misma, con su memoria común, para que redescubra su identidad litúrgica en la riqueza de la continuidad.

Wednesday, October 15, 2008

Bodas de Oro sacerdotales con el rito de San Pío V


Información de AICA, Oct-15-2008, (si, leyeron bien: AICA)

Bodas de Oro sacerdotales con el rito de San Pío V
Villa Mercedes (San Luis), 15 Oct. 08 (AICA)

Con motivo de sus Bodas de Oro sacerdotales, monseñor Eduardo Miranda, de 74 años, prelado de honor de Su Santidad, antiguo Vicario Episcopal y párroco del Sagrado Corazón de esta ciudad, celebró su jubileo con el rito de San Pío V, con el cual él fue ordenado sacerdote hace 50 años.

La santa misa fue concurrida por una multitud de fieles que desbordó la capacidad del templo y se extendió por la vereda, demostrando así el cariño que profesan los habitantes de Villa Mercedes a quien por muchos años fue su párroco.

Antes de la misa se realizó una breve catequesis explicando a los fieles que el Santo Padre Benedicto XVI, con el documento “Summorum Pontificum” autorizó el uso de este rito, que nutrió la espiritualidad de muchos santos, incluido el padre Pío de Pietrelcina.

El misal romano editado por Pablo VI -se explicó- es la expresión ordinaria de la “lex orandi” de la Iglesia católica de rito latino, y el misal romano promulgado por San Pío V y reeditado por Juan XXIII debe ser considerado como expresión extraordinaria de la misma “lex orandi” de la Iglesia, y su uso no lleva a ninguna división de la “lex credendi” de la Iglesia, ya que son dos formas del Rito Romano.

Por lo tanto -se dijo- está permitido celebrar el Sacrificio de la Misa siguiendo la edición típica del misal promulgado por Juan XXIII en 1962 y nunca suprimido, como forma extraordinaria de la liturgia de la Iglesia.

Al final de la misa se leyó el texto de un mensaje del Santo Padre Benedicto XVI enviado por intermedio del nuncio apostólico, monseñor Adriano Bernardini, en el que el Papa envía a monseñor Miranda la bendición apostólica.

Tuesday, October 14, 2008

Documento interpretativo de Summorum Pontificum, novedades.


Nueva información sobre el documento interpretativo de Summorum Pontificum llega hoy a través del sitio Pontifex, en una nota firmada por Bruno Volpe. Al final de la misma Volpe hace alusión a las nuevas características que en el futuro tendría la Pontificia Comisión «Ecclesia Dei». La traducción al español es provista por el blog La Buhardilla De Jerónimo.

Pronta la instrucción sobre la aplicación del Motu Proprio. Se refuerza Ecclesia Dei

La instrucción sobre la aplicación del Motu Proprio Summorum Pontificum del 7 de julio de 2007 que ha liberado la Santa Misa según el Rito Romano antiguo está lista desde hace un tiempo y ahora se encuentra bajo el examen del Papa Benedicto XVI. Lo ha sabido Pontifex, por fuentes autorizadas. El texto, firmado por el Cardenal Darío Castrillón Hoyos, Presidente de la Pontificia Comisión “Ecclesia Dei”, será firmado con toda probabilidad por el Pontífice a fin de diciembre y publicado en los primeros días de enero del 2009. En las partes más relevantes, el Documento, indispensable después de tantos problemas aplicativos del Motu Proprio y diversas formas de verdadera rebelión de no pocos Obispos (por otro lado, oportunamente denunciados en septiembre por el Vicepresidente de Ecclesia Dei, Monseñor Perl), afronta dos temas cruciales: la interpretación de la expresión grupo estable de fieles en el interior de una parroquia ordinaria y el problema de las parroquias personales. Se había hablado incluso de indicar un número mínimo de fieles pero esta solución fue descartada.

Según el documento, los fieles tradicionales presentes en una parroquia tendrán la plena protección del derecho al pedir la Misa antigua, y si el Obispo la rechazara (he aquí la novedad) afirmando que en ese lugar no hay sacerdotes capaces de celebrar según el Rito antiguo, la Comisión Ecclesia Dei enviará con autoridad a un sacerdote habilitado para aquella diócesis. En resumen, los Obispos ya no podrán negarse a priori a hacer celebrar la Misa antigua porque, en ese caso, la Comisión Ecclesia Dei mandará a un sacerdote como su delegado.

En el documento se analiza, luego, el caso concreto de las parroquias personales en las cuales los tradicionalistas quieren celebrar la Misa de Navidad o el Triduo Pascual según el Rito antiguo, siempre en caso de ausencia de sacerdotes o prohibición del Obispo. Podría plantearse la posibilidad de escasez de sacerdotes y, también en este caso, proveerá Ecclesia Dei. La Santa Sede quiere, entonces, dar claridad definitiva sobre la aplicación del Motu Proprio y por esta razón también los poderes y las prerrogativas de la Pontifica Comisión Eclessia Dei serán mejor especificados y reforzados.

Monday, October 13, 2008

Cambios en la Misa: ya no mas “podeís ir en paz”


Como ya hemos referido antes (aquí, aquí y aquí), podrían venir cambios a la Forma Ordinaria del Rito Latino. La información más reciente ha llegado hoy por boca del Card. Arinze, Prefecto de la Sagrada Congregación Para El Culto Divino, con ocasión de la XII Asamblea del Sínodo de los Obispos, y que tiene como tema “La Palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia”. De esta información se desprende oficialmente que en efecto se estudian cambios en la Misa actual y que hay un plazo que vence en Noviembre próximo, para que las conferencias episcopales hagan llegar sus sugerencias. En tanto llega más información, por lo pronto tomamos dos despachos de prensa.

El primero despacho de prensa es de agencia EFE, Oct-13-2008, vía Terra España.

Aprobadas tres nuevas frases para añadir al 'Podéis ir en paz' del final misa

La tercera edición del Misal Romano, que sale esta semana, incluye ya las tres fórmulas que se pueden añadir al tradicional 'podéis ir en paz', con el que concluye la misa, informaron hoy en el Sínodo de Obispos que se celebra en el Vaticano.

Las tres frases que se pueden añadir -el oficiante elegirá la que más le guste- son 'ir a anunciar el Evangelio del Señor', 'ir en paz glorificando al Señor con vuestra vida' o 'vayan en paz, aleluya, aleluya'.

El cardenal africano Francis Arinze, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, contó en la XII Asamblea del Sínodo, que tiene como 'La Palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia', que desde diferentes partes de la Iglesia se propuso cambiar la frase final de la misa, ya que daba la impresión de que concluía con frialdad, como si hubiera prisa por acabarla y sin espíritu misionero.

Se presentaron 72 sugerencias, de las que se redactaron nueve, que fueron enviadas al papa Benedicto XVI, que ha elegido las tres que se incluyen en el Misal Romano.

Arinze también se refirió al intercambio de la paz durante la misa y las peticiones que están llegando para que se cambie el momento en el que los fieles se dan la paz.

Benedicto XVI, precisó el cardenal, ha pedido a las Conferencias Episcopales que hagan sus propuestas antes de que acabe noviembre, para ver que solución se adopta.

Hasta ahora el rito de la paz se celebra tras el rezo del Padrenuestro y antes del Cordero de Dios.

Algunos grupos cristianos ya han cambiado ese momento, pasando el rito del intercambio de la paz ante de la Consagración, alegando que no se puede realizar el ritual de la Eucaristía sin estar los fieles en paz.

El segúndo despacho de prensa es de agencia Notimex, Oct-13-2008, vía Milenio de México.

Modifica Vaticano oración final de misa dominical

Además Arinze informó que El Vaticano estudia la posibilidad de cambiar el momento y la modalidad del llamado 'beso de la paz', el rito de saludo que se da entre los asistentes a la misa como signo de reconciliación.

Ciudad del Vaticano.- El Vaticano modificó la forma en que se usa la frase final de la misa del domingo, 'podéis ir en paz', y permitirá a los sacerdotes utilizar otras oraciones para despedir a los feligreses.

En la tercera edición típica en latín del Misal Romano, que saldrá al público esta semana, se añadieron las alternativas: los presbíteros podrán decir 'id a anunciar el evangelio del Señor' o 'id en paz glorificando al Señor con la vida'.

El prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Francis Arinze, reveló este lunes varios cambios a la liturgia de la eucaristía durante una intervención en la asamblea general del Sínodo de los Obispos.

Ante el pleno de la máxima cumbre episcopal que se realiza en Roma, el cardenal aclaró que estas nuevas fórmulas no sustituirán al 'id en paz', sino que son complementarias y cada celebrante podrá elegir cual de estas tres alternativas usar.

Esta triple posibilidad, confirmó, ha surgido de un total de 72 sugerencias que permitieron la redacción de nueve diversas frases de las cuales el Papa Benedicto XVI eligió las tres finalmente aprobadas.

Además Arinze informó que El Vaticano estudia la posibilidad de cambiar el momento y la modalidad del llamado 'beso de la paz', el rito de saludo que se da entre los asistentes a la misa como signo de reconciliación.

En la actualidad, ese gesto está programado -dentro de la ceremonia- después del rezo del Padre Nuestro y antes del Cordero de Dios; al respecto informó que será el pontífice quien decidirá si se cambia este espacio litúrgico o no.

Para esto la Congregación para el Culto Divino está recogiendo propuestas de la conferencias de obispos del mundo las cuales podrán, hasta fines del mes de noviembre, expresar al Papa sus ideas sobre los puntos a modificar.



Entrada posterior relacionada: La Misa Continúa En La Vida De Los Creyentes.

Sunday, October 12, 2008

ICRSS Sociedad Apostolica de Derecho Pontificio, los documentos


Como informamos en su debido momento (aquí), el ICRSS ha sido erigida en Sociedad Apostolica de Derecho Pontificio, así como las Hermanas Adoratrices De Real Corazón De Jesús. Ahora suministramos la copia facsimilar de los documentos que sustentan la información. Para ampliar pueden dar click sobre cada una de las imagenes.

El primer documento es el decreto de cuatro páginas (PDF aquí) que tiene como número de protocolo 181/2008. Es el primer documento que vemos emanado —y perdonen nuestra ignorancia— por la Pontificia Comisión «Ecclesia Dei» conjuntamente firmado por el Presidente, Vicepresidente y Secretario; respectivamente: Card. Darío Castrillón, Monseñor Camille Perl y Mario Marini. Sobra aclarar que nuestro latín no nos da como para ofrecer una traducción del mismo.








El segundo documento es el decreto que tiene por número de protocolo 182/2008 (PDF aquí), este sólo lo firman el Presidente y el Secretario de «Ecclesia Dei».



Friday, October 10, 2008

¡Tenía que ser Rosen...!


Miren con la joya que nos hemos topado leyendo una información de AFP, Oct-10-2008, vía The Peninsula de Quatar. Se trata de palabras de David Rosen (director de asuntos interreligiosos del American Jewish Committee) que en la información original aparecen entrecomilladas y que se refieren a las palabras pronunciadas por Benedicto XVI en los 50 años de la muerte de Pío XII alusivas a su beatificación.

“No es asunto de las comunidades Judías decirle a la Iglesia Católica quienes son sus santos,... Pero si la Iglesia quiere vivir en una relación repetuosa y sensitiva, y dice que lo quiere, debería considerar nuestras sensibilidades.”

¡Tenía que ser Rosen...!

Aclaración P. Lombardi acerca de palabras del Papa sobre la causa de beatificación de Pío XII


Información de Ecclesia Digital, Oct-09-2008.

Aclaración P. Lombardi acerca de palabras del Papa sobre la causa de beatificación de Pío XII

Escrito por Ecclesia Digital
jueves, 09 de octubre de 2008


Jueves, 9 oct (RV).- El director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Padre Federico Lombardi, ha respondido a algunos periodistas, aclarando que «con las palabras pronunciadas en su homilía acerca de la causa de beatificación del Siervo de Dios Pío XII actualmente en curso, el Papa ha deseado manifestar explícitamente su unión espiritual a un anhelo difundido en el pueblo de Dios».

El P. Lombardi ha añadido que «sin embargo, no se ha expresado sobre los pasos sucesivos de la causa y sus tiempo. Es decir, la firma del decreto sobre el reconocimiento de las virtudes heroicas, que a es su vez la premisa para introducir la sucesiva práctica para el reconocimiento del milagro».

Como se recordará, la Congregación de los Cardenales y de los Obispos de la Congregación para las Causas de los Santos, el 8 de mayo de 2007 se pronunció de forma unánime sobre las virtudes del Siervo de Dios Pío XII. Sin embargo, el Papa no ha firmado aún el decreto relativo, considerando oportuno un tiempo de reflexión.

Thursday, October 09, 2008

5o° aniversario de la muerte de Pío XII


“Mientras rezamos para que prosiga positivamente la causa de beatificación del Siervo de Dios Pío XII es hermoso recordar que la santidad fue su ideal, un ideal que no dejó de proponer a todos.”

Benedicto XVI
Homilía en el curso de la concelebración eucarística con los cardenales con motivo del 5o° aniversario de la muerte de Pío XII.
Oct-09-2008













¡Ah, tambiém hoy hace 50 años, según los sedevacantistas, estuvo ocupada por última vez la silla de San Pedro!...