Thursday, February 21, 2008

Msr. Malcolm Ranjith: “Estoy convencido de la urgencia de revisar la práctica de la Comunión distribuida en la mano”



Lo ha dicho nuevamente el Secretario de la Sagrada Congregación Para El Culto Divino Y Disciplina De Los Sacramentos, Msr. Malcolm Ranjith, en una entrevista concedida a Bruno Volpe para el portal Petrus. Decimos ‘nuevamente’, ya que recordarán Uds. que a principios de Febrero de 2008, se había conocido la misma afirmación por parte de Msr. Ranjith expresadas en el prefacio del libro Dominus Est, del Obispo Athanasius Schneider (ver aquí). En la entrevista con Volpe, Msr. Ranjith aborda tambien el tema de las ‘Misas Espectaculo’, con bailes, instrumentos musicales y cantos que “tienen muy poco de litúrgico”.

A continuación un reporte de agencia EFE basado en dicha entrevista, vía Radio Programas del Perú, Feb-20-2008.

El secretario de la Congregación para el Culto Divino, el arzobispo Albert Malcolm Ranjith, ha afirmado que es necesario volver a dar la comunión directamente a los fieles en la boca y que éstos no la toquen y que la reciban de rodillas.

"Hablo a título personal, pero estoy convencido de la urgencia de revisar la práctica de la comunión en la mano y de volver a darla directamente en la boca, son que los fieles la toquen, subrayando de esta manera que en la Eucaristía está verdaderamente Jesús y que todos los deben acoger con devoción, amor y respeto", dijo Ranjith al portal católico italiano de internet "Papanews".

Ranjith, de 60 años, natural de Sri Lanka, agregó de que se debe recibir la comunión de rodillas, "un gesto que representa un verdadero acto de respeto hacia el dono y el misterio" de la Eucaristía.

El prelado asiático denunció que numerosos sacerdotes "abusan, con extravagancias inexplicables", de la liturgia y tras manifestar que ha llegado el momento de decirles "basta" les recordó que "la misa no es un espectáculo, sino sacrificio, dono y misterio".

El arzobispo de Sri Lanka también se refirió a las homilías y señaló que es necesario que el celebrante estudie "con profundidad" el Evangelio del día y que en él se base para la homilía, "sin ripios e inútiles giros de palabras".

La homilía, según Ranjith, no debe exceder de los ocho o diez minutos y el sacerdote debe tener en cuenta que no debe prevalecer sobre el sacrificio eucarístico, sino que tiene que ser parte integrante.

Ranjith también denuncio recientemente que obispos de diferentes países han dictado normas que "prácticamente anulan o deforman" el Motu Propio (documento papal) con el que Benedicto XVI liberalizó la celebración de la misa en latín.

El "número dos" de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos también dijo que es un error confundir el papel del clero y de los laicos en el altar, "convirtiendo al presbiterio un lugar de demasiado movimiento y no el lugar donde el cristiano siente el estupor y esplendor ante la presencia de Dios".

En sus críticas, Rantjith se refirió también al uso de bailes, instrumentos musicales y de cánticos "que tienen muy poco de litúrgicos" y de las homilías de carácter "político social mal preparadas".

"Todo ello desnaturaliza la celebración de la Santa Misa y muestra una coreografía de teatro, no de fe", señaló el prelado asiático.