Thursday, August 16, 2018

Apelo de intelectuales a los cardenales para que pidan a Francisco corregir cambio en el Catecismo sobre pena de muerte

Este es un reporte de agencia Notimex, Ago-15-2018.

Religiosos de EUA critican postura del Papa contra la pena de muerte

Nueva York, 15 Ago (Notimex).-
Un grupo de 75 clérigos y estudiosos de la religión, la mayoría de ellos estadunidenses, publicaron un documento en el que critican la decisión del Papa Francisco de declarar la pena de muerte como "inadmisible", y lo urgieron a retractarse.

Difundido este miércoles en la publicación católica First Things, el documento es una reacción a la decisión del Papa Francisco de cambiar el catecismo católico, el documento oficial de enseñanza de la Iglesia, el cual consideraba que la pena de muerte podía usarse en situaciones muy raras, pero ahora quedó vetada.

A principios de agosto, Francisco negó que la pena de muerte pueda ser compatible con la enseñanza católica, al sostener que "la dignidad de la persona no se pierde incluso después de la comisión de crímenes muy graves".

La decisión de Francisco recibió elogios de defensores de derechos humanos, pero un grupo de católicos conservadores deploró la decisión.

El documento publicado este miércoles indicó que la pena de muerte "en principio" no es siempre ilícita, y que por lo tanto no es intrínsecamente inmoral, de acuerdo con la Biblia.

"Aunque ningún católico está obligado a apoyar el uso de la pena de muerte en la práctica, y no todos los que firman (este documento) apoyan su uso, enseñar que la pena capital es siempre e intrínsecamente mala, contradice las Escrituras", expresaron los firmantes.

Señalaron que "la pena de muerte puede ser un medio legítimo para asegurar la justicia retributiva", tal como según los firmantes establece en el pasaje Génesis 9:6, y muchos otros textos bíblicos.

"La legitimidad en principio de la pena capital también es la enseñanza constante del magisterio de la Iglesia durante dos milenios. Contradecir las Escrituras y la tradición en este punto arrojaría dudas sobre la credibilidad del magisterio de la Iglesia en general", consideraron.

Entre los firmantes destacan los sacerdotes George Rutler y Gerald Murray, de la Arquidiócesis de Nueva York, así como Joseph Shaw y Andrew Pinsent, de la Universidad de Oxford, y Thomas Pink, del King's College de Londres.

Wednesday, August 15, 2018

Card. O'Malley se excusa de participar en el Encuentro Mundial de las Familias en Dublín

Esta es una declaración publicada en el sitio de internet de la arquidiócesis de Boston, Ago-15-2018 (traducción propia).

Agosto 15, 2018 – Declaración de la Arquidiócesis Sobre el Encuentro Mundial de Familias en Dublín

“El cardenal Seán P. O'Malley, OFM Cap, arzobispo de Boston y Presidente de la Pontificia Comisión para la Protección de la Infancia, lamentablemente no podrá participar en el Encuentro Mundial de las Familias que se celebrará en Dublín, Irlanda, del 21 al 26 de Agosto.

Aunque previamente estaba programado para moderar un panel de presentación y de discusión en el Encuentro Mundial de Familias, cuestiones importantes relacionadas con el cuidado pastoral del Seminario de San Juan en la Arquidiócesis de Boston y los seminaristas involucrados en el programa de formación requieren la atención personal y la presencia del Cardenal.

El Cardenal O'Malley tiene una gran confianza en que la Baronesa Sheila Hollins, en la Sra. Marie Collins, en la Sra. Barbara Thorp y en Gabriel Dy-Liacco, Ph.D., avancen con el panel del Encuentro Mundial “Salvaguardando a los Niños y Adultos Vulnerables”. Mientras el Cardenal no podrá unirse a ellos en ese momento, seguirá de cerca los procedimientos de la Arquidiócesis de Boston.

El Encuentro Mundial de las Familias es un evento significativo en la vida de la Iglesia en Irlanda y la ocasión para la primera visita pastoral del Papa Francisco a ese país. El cardenal O'Malley se une a la Iglesia universal en oración por el éxito de estos eventos y por la visita del Santo Padre”.

Empresa que fabricó material promocional de la visita papal para Ayuntamiento de Ecatepec, México, recurre a Francisco a ver si le pagan


Esta noticia viene contenida en primera página del periódico mexicano Reforma, Ago-15-2018.

Llega hasta el Vaticano adeudo por visita papal

ALEJANDRO LEÓN

Tras reclamar, sin éxito, pagos al Ayuntamiento de Ecatepec desde 2016, una empresa tuvo que recurrir ¡al Papa!

VEI Visión e Impresión, S. A. de C. V., fabricó lonas, volantes y artículos promocionales para la visita del Papa Francisco y, a la fecha, el Gobierno local le debe 789 mil pesos.

En una carta dirigida a Su Santidad y entregada en la Nunciatura Apostólica, la compañía asegura que no había querido iniciar una disputa judicial, pero que los obliga el desdén por cumplir con los pagos.

“Usted tocó el alma de un pueblo fiel y devoto (...) Pero no todos estuvieron a la altura moral de su presencia”, señala la misiva, con fecha de recibida el 18 de junio.

El adeudo por los productos para la visita papal no es lo único que la Administración del priista Indalecio Ríos debe a la compañía desde 2015.

En total, asegura uno de los dueños de VEI Visión, son 22.3 millones de pesos, y otro millón y medio de objetos para su campaña que no pagó.

“Tendremos que iniciar acciones legales para salvarnos de la quiebra”, agregan en la misiva.

Oficial: Este es el Sustituto


No fue ninguno de los que dijimos anteriormente (aquí y aquí). He aquí el anuncio oficial del elegido.

Información del boletín diario de la Oficina de Prensa, Ago-15-2018 (traducción propia).

El Santo Padre Francisco ha nombrado Sustituto para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado a S.E. Mons. Edgar Peña Parra, Arzobispo titular de Telepte, hasta ahora Nuncio Apostólico en Mozambique.

Tomará posesión el próximo 15 de octubre.

Mil niños fueron sexualmente abusados por más de 300 sacerdotes en Pennsylvania, según un gran jurado



Este es un reporte de Univisión, Ago-14-2018.

Mil niños fueron sexualmente abusados por más de 300 sacerdotes en Pennsylvania, según un gran jurado

La Corte Suprema de Pennsylvania publicó un reporte en el que se afirma que durante 70 años los sacerdotes cometieron sus abusos con la connivencia de las autoridades eclesiásticas.

UNIVISION
14 AGO 2018


La Corte Suprema de Pennsylvania permitió la publicación este martes de un extenso reporte de un gran jurado en el que se acusa a más de 300 sacerdotes católicos de seis diócesis de abusar sexualmente a menores durante más de 70 años. Además, señala que los líderes de la institución obraron para cubrir dichos abusos.

El documento recoge las conclusiones de una investigación que ha durado 18 meses liderada por el fiscal general del estado, Josh Shapiro, en las diócesis de Harrisburg, Pittsburgh, Allentown, Scranton, Erie y Greensburg. En total, más de 1,000 menores fueron víctimas de los religiosos.

Algunos detalles y nombres que aparecen en el reporte, de cerca de 1,400 páginas, han sido alterados. La Corte Suprema del estado decidió el pasado mes que el documento debía publicarse, aunque con algunas modificaciones, luego que la defensa de los acusados insistiera que, de hacerlo, se violarían sus derechos.

Algunos de los acusados han afirmado que su nombre aparece de manera errónea en el documento.

El cardenal Donald Wuerl, arzobispo de Washington, salió a defenderse antes de la publicación del reporte afirmando que iba a ser criticado por algunas de sus actuaciones cuando fue obispo de Pittsburgh.

Este lunes, Wuerl escribió a los sacerdotes este lunes para decirles que actuó de manera diligente para proteger a los niños durante los 18 años que estuvo en el cargo hasta 2016.

Algunas de las víctimas mostraron su alegría por la investigación, luego de años exigiendo responsabilidades a la Iglesia Católica sin obtener respuesta.

"Fui a dos obispos con acusaciones (de abusos) por cinco años y ellos ignoraron y minimizaron mis acusaciones", indicó al The New York Times James Faluszczak, un sacerdote que fue abusado cuando era un niño y que testificó ante el gran jurado.

La publicación de este reporte llega dos semanas después de que el papa Francisco ordenara la reclusión de Theodore McCarrick, arzobispo emérito de Washington, también por un caso de abusos sexuales.

Francisco también ordenó que McCarrick permanezca apartado de sus funciones y recluido hasta que se aclaren en un juicio canónico las acusaciones.

El purpurado, de 88 años, ha sido acusado de incurrir en abusos sexuales en una serie de hechos que se remontan a los inicios de su carrera religiosa, hace casi 50 años, cuando ejercía como cura en la archidiócesis de Nueva York.

McCarrick ha negado en todo momento las acusaciones y en un comunicado mostró su sorpresa y avanzó que había colaborado "plenamente" con una investigación del Vaticano.

La archidiócesis neoyorquina informó el pasado 20 de junio de que una comisión de investigación había determinado que las acusaciones "estaban fundamentadas y eran creíbles".

Por ello, el secretario de Estado vaticano, el cardenal Pietro Parolin, siguiendo las instrucciones del papa, ordenó que McCarrick abandonara el servicio público, según la nota.

El pasado 20 de julio un hombre rompió su silencio después de 40 años y aseguró al New York Times que el cardenal McCarrick había abusado de él cuando era menor de edad, una situación que presuntamente se había prolongado durante dos décadas.

McCarrick (Nueva York, 1930) fue ordenado cardenal por Juan Pablo II y participó en el cónclave de abril de 2005 en el que fue elegido pontífice Benedicto XVI.

Este es un artículo de Catholic News Service, Ago-14-2018, que sumariza la reacción del Presidente de los obispos de Estados Unidos.

Obispos “avergonzados” por “pecados, omisiones” que conducen al abuso

CATHOLIC NEWS SERVICE
AUG 14, 2018


WASHINGTON (CNS)—. Los obispos estadounidenses dicen que “sienten vergüenza y lamentan los pecados y omisiones de sacerdotes y obispos católicos” que han llevado a abusos sexuales causando gran daño a muchos, según una declaración del presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB) y el presidente de su comité de protección de la infancia publicada este 14 de agosto.

“Nos comprometemos a trabajar con determinación para que ese abuso no pueda ocurrir”, dijo el cardenal Daniel N. DiNardo, obispo de Galveston-Houston, presidente de la USCCB, y Mons. Timothy L. Doherty, obispo de Lafayette, Indiana, presidente del Comité para la Protección de Niños y jóvenes.

En la declaración se comprometen a “mantener la transparencia” y prever “la remoción permanente de los delincuentes del ministerio y el mantenimiento de entornos seguros para todos”.

El cardenal DiNardo también dijo que está organizando una serie de reuniones durante la semana para responder a “la cuestión más amplia de entornos seguros dentro de la iglesia”, y proporcionará una actualización cuando las reuniones concluyan.

La declaración conjunta de los prelados fue emitida en respuesta a la publicación el mismo día de un gran jurado basado en una investigación de un mes de duración del fiscal general del estado sobre reclamos de abuso sexual en seis diócesis de Pennsylvania: Pittsburgh, Harrisburg, Allentown, Scranton, Erie y Greensburg.

El informe abarca un lapso de más de 70 años. Muchas de las reclamaciones se remontan a décadas atrás.

“(El informe) ilustra nuevamente el dolor de quienes han sido víctimas del delito de abuso sexual por miembros individuales de nuestro clero y por quienes protegieron a los abusadores y así facilitaron un mal que continuó durante años o incluso décadas”, dijo el Cardenal. DiNardo y el obispo Doherty.

“Estamos agradecidos por la valentía de las personas que ayudaron en la investigación al compartir sus historias personales de abuso”, dijeron. “Como un cuerpo de obispos, nos sentimos avergonzados y sentimos por los pecados y omisiones de los sacerdotes católicos y los obispos católicos”.

“Estamos profundamente tristes cada vez que escuchamos sobre el daño causado como resultado del abuso, a manos de un clérigo de cualquier rango”, agregaron.

El Cardenal DiNardo y el Obispo Doherty dijeron que el comité de la USCCB encabezado por el obispo de Indiana y la Secretaría de Protección Infantil y Juvenil de la USCCB en la conferencia de obispos en Washington “continuará ofreciendo vías para sanar a aquellos que han sido abusados. de manera determinada para que ese abuso no pueda suceder”.

En 2002, los obispos adoptaron los “Estatutos para la Protección de Niños y Jóvenes” que, según ellos, “nos compromete a responder con prontitud y compasión a las víctimas, reportar el abuso de menores, eliminar a los delincuentes y tomar medidas continuas para evitar el abuso”. ” La carta fue revisada y actualizada en 2011 y nuevamente en 2018.

“Nos comprometemos a mantener la transparencia y a prever la eliminación permanente de los delincuentes del ministerio y mantener un entorno seguro para todos”, dijeron los dos prelados. “Las diócesis y las eparquías ponen a disposición del público todas las políticas y procedimientos relacionados con los requisitos de capacitación y verificación de antecedentes”.

“Oramos para que todos los sobrevivientes de abuso sexual encuentren curación, consuelo y fortaleza en la amorosa presencia de Dios mientras la iglesia se compromete a continuar restaurando la confianza mediante el acompañamiento, la comunión, la responsabilidad y la justicia”.

Uno de los directamente aludios, card. Donald Wuerl, arzobispo de Washington, anterior obispo de Pittsburgh, una de las diócesis cubierta en la investigación, ha reaccionado. Este es un artículo de agencia Associated Press, Ago-14-2018.


Arzobispo en EEUU se defiende ante reporte sobre abusos

Por MARK SCOLFORO y MARC LEVY

HARRISBURG, Pensilvania, EE.UU. (AP) —
El arzobispo de Washington se defendió el martes antes de la publicación de un informe sobre el abuso sexual de menores perpetrado por miembros del clero cuando él era obispo de Pittsburgh.

El arzobispo, cardenal Donald Wuerl, insiste en que hizo lo correcto para proteger a los niños victimizados luego de enterarse de abusos en la diócesis de Pittsburgh cuando fue designado arzobispo en 1988, ejerciendo el cargo por 18 años.

Wuerl, uno de los cardenales más prominentes de Estados Unidos, escribió a los sacerdotes el lunes por la noche para defenderse antes de la divulgación del informe, un tomo de 900 páginas que examina denuncias presentadas en seis diócesis de Pensilvania. Defensores de las víctimas han calificado la investigación como la más exhaustiva jamás emprendida por estado alguno del país.

“No solamente enfrenté estas denuncias, sino me involucré de lleno en el proceso, me reuní con sobrevivientes y sus familias e hice lo que pude para darles consuelo y facilitarles la sanación”, escribió Wuerl.

Afirmó que instauró una política de “tolerancia cero” hacia cualquier miembro del clero que hubiera cometido abusos, e impuso un proceso para examinar cada denuncia.

Wuerl expresó esperanzas de que “una evaluación justa de mis acciones, pasadas y presentes, y mi continuo compromiso con la protección de niños descartará cualquier idea hacia lo contrario contenida en este reporte”.

Según documentos judiciales mantenidos hasta ahora en secreto en medio de un litigio sobre la investigación, afirman que ésta identifica a más de 300 “curas depredadores”. Un jurado investigador halló que una sucesión de obispos católicos y otros diocesanos trataron de defender a la Iglesia de una mala imagen pública y de demandas financieras al encubrir casos de abusos, negándose a denunciar casos ante la policía o persuadiendo a las víctimas de que guardaran silencio sobre lo sucedido.

El texto se hace eco de investigaciones anteriores hechas en otras partes del país e incluso en otras diócesis dentro de Pensilvania, en cuanto a que pinta un cuadro de abuso sexual rampante y encubrimiento por parte de jerarcas de la Iglesia.

Lo que distingue a este reporte de otros es su magnitud: abarca denuncias de abusos en seis de las ocho diócesis de Pensilvania que, en conjunto, abarcan a más de la mitad de los 3,2 millones de católicos en ese estado.

Wuerl vaticinó que el documento, que examinó 70 años de labores de la Iglesia, será “profundamente perturbador”.

Aun así el informe podría no desembocar en justicia para las víctimas. Si bien la averiguación de casi dos años ha resultado en cargos contra dos jerarcas de la Iglesia — entre ellos un cura que se ha declarado culpable y otro que al parecer obligaba a su víctima a confesarse después de cada abuso sexual — la gran mayoría de los curas identificados como abusadores ya han fallecido o no pueden ser procesados porque los hechos en cuestión ocurrieron hace demasiado tiempo.

Este es un video con subtítulos en español en el que aparece Mons. Alfred A. Schlert, obispo de Allentown, una de las diócesis incluidas en el reporte.



- Este esta es la declaración (inglés) ante el reporte del obisport de Erie, Mons. Lawrence Persico.

- El obispo de Greensburg, Edward C. Malesic, se pronunció mediante una homilía, la cual es presentada en video y de las cual también se ofrece una transcripción (en inglés).

- Esta es una declaración (inglés) de la diócesis de Harrisburg.

- Esta es una declaración del obispo de Pittsburgh, Mons. David A. Zubik (inglés).

- Y este es un video con subtítulos en español que recoge la reacción del obispo de Scranton, Mons. Joseph C. Bambera.

Tuesday, August 14, 2018

Philip Wilson, exarzobispo de Adelaida, a cumplir doce meses de arresto domiciliario


Información de agencia Associated Press, Ago-14-2018.

NEWCASTLE, Australia (AP) — El sacerdote católico de mayor rango condenado por el encubrimiento de abusos sexuales a menores en Australia cumplirá su sentencia de un año bajo arresto domiciliario en lugar de en prisión, ordenó un tribunal el martes.

Philip Wilson, exarzobispo de Adelaida, permanecerá detenido en la casa de su hermana durante al menos seis meses antes de poder pedir la libertad condicional, dijo el juez de Newcastle Robert Stone. Estará bajo una estricta supervisión que incluye un dispositivo de rastreo que alertará a las autoridades si abandona la vivienda.

Wilson, de 67 años, negó las acusaciones en su contra y se había negado a abandonar su cargo hasta que no se resolviese su apelación. Pero el papa Francisco anunció su renuncia el mes pasado luego de que se intensificaron los llamados para su despido, incluyendo del primer ministro de Australia.

El pasado mayo, Stone declaró culpable a Wilson por no reportar a la policía los repetidos abusos cometidos por el cura pedófilo James Fletcher a dos monaguillos en la región de Hunter Valley, en el norte de Sydney, durante la década de 1970. Wilson era un sacerdote auxiliar en esa época. Fletcher falleció por un derrame cerebral en 2006 cuando cumplía condena por los abusos.

Wilson, vestido con el traje negro de sacerdote, no mostró emoción alguna cuando se anunció la decisión.

Su abogado, Ian Temby, dijo al tribunal que el religioso tiene previsto recurrir la condena pero no solicitará la libertad bajo fianza.

A su salida de la corte, mientras se dirigía al auto que lo esperaba, Wilson fue confrontado por una de las víctimas de Fletcher, Peter Gogarty, quien le preguntó repetidamente si se disculparía, pero no le respondió.

"Estoy sobrepasado por esto”, dijo Gogarty más tarde a reporteros. "Sigo aquí, sigo sufriendo (...) y ni una sola palabra para pedir perdón”.

Gogarty dijo que la detención de Wilson era indulgente y la calificó como unas vacaciones.

El juez señaló que Wilson no había mostrado remordimiento ni contrición por haber ocultado los abusos y que su motivo principal había sido proteger a la Iglesia. Stone aceptó que es improbable que el exarzobispo reincida, pero señaló que debía cumplir un periodo de detención para disuadir a otros.

El obispo Greg O'Kelly, que está al frente de la archidiócesis de Adelaida hasta que se nombre a un nuevo titular, dijo en un comunicado que tenía a Wilson "en sus oraciones mientras inicia formalmente esta etapa de su vida, al tiempo que recuerda a las víctimas y sobrevivientes de abuso en la Iglesia”.

Sunday, August 12, 2018

El Papa a los teólogos: Váyanse a una isla


Esta es una versión en español de la columna de Sandro Magister publicada originalmente en italiano en la revista L'Espresso, Ago-12-2018 (con algunas adaptaciones para ceñirnos más fielmente al original).

EL PAPA A LOS TEOLOGOS: VÁYANSE A UNA ISLA

Francisco gana nuevos caminos en la relación con cristianos no católicos. Y desafía la distinción de los estudiosos

SANDRO MAGISTER


También en el terreno político el papa Francisco gana caminos nuevos.

Antes de él, ningún Papa habría puesto un protestante a la cabeza de "L'Osservatore Romano". Él lo hizo, nombrando director de la edición argentina del diario oficial de la Santa Sede al presbiteriano Marcelo Figueroa, viejo amigo suyo.

Ningún Papa había llegado jamás a compartir un encuentro con el Patriarca ortodoxo de Moscú. Él lo logró, con una cita en el aeropuerto de La Habana.

En el diálogo con los cristianos no católicos, Jorge Mario Bergoglio no omite justamente a nadie. Muestra un rostro amigo también a los interlocutores más difíciles, como esas corrientes evangélicas y pentecostales que hacen estragos entre los católicos de su América latina, arrastrando a millones de su parte.

Su amigo Figueroa, de cepa calvinista, firmó en el último número de "La Civiltà Cattolica" un ataque frontal contra la llamada "teología de la prosperidad", profesada por una corriente pentecostal nacida en Estados Unidos y extendida en el sur del continente, según la cual la pobreza es culpable y la verdadera fe hace vivir ricos, sanos y felices.

Pero uno de los líderes de esta teología, el pastor tejano Kenneth Copeland, ha sido recibido como huésped del Papa en el Vaticano. Y a otros líderes evangélicos Francisco les dijo una vez, conversando en forma espontánea: "Dios está con nosotros allí donde vamos. No porque soy católico ni porque soy luterano, ni porque soy ortodoxo", porque si fuese así estaríamos, agregó, en "un manicomio teológico".

En el boletín vaticano que transcribe sus conversaciones está escrito en este punto, entre paréntesis: "risas". Y otras "risas", junto a "aplausos", aparecen después de esta otra frase suya: "Los teólogos hacen su trabajo. Pero no esperemos que se pongan de acuerdo".

Francisco lo ha dicho decenas de veces. Las monumentales divergencias de fe que dividen al mundo cristiano deben ser dejadas de lado. El suyo es un ecumenismo del hacer, a favor de la paz entre los pueblos.

Por la unidad de fe, por el contrario, para él ya es suficiente el ser bautizado, y sobre el resto "pongamos a todos los teólogos a discutir en una isla desierta". Bergoglio repite con frecuencia esta frase y la atribuye al patriarca ecuménico de Constantinopla, Atenágoras, el del memorable abrazo con Pablo VI en Jerusalén en 1964. No hay evidencia que ese patriarca la haya pronunciado alguna vez, pero ahora ha ingresado en forma estable en la narrativa del actual Papa.

Pero este ecumenismo del hacer también tiene sus dolores, con repercusiones dramáticas fuera y dentro de la Iglesia Católica.

Para los católicos, por ejemplo, la Comunión en la Misa es algo completamente distinto respecto a cómo la ven los protestantes. Pero Francisco, al responder hace tres años a una luterana que le preguntó si podía recibir la comunión junto al marido católico: le dijo antes que sí, después que no, después que no sé, y por último hagan como quieran.

El resultado es que en Alemania, donde los matrimonios interconfesionales son numerosos, la mayoría de los obispos permite dar la comunión a ambos cónyuges. Con siete obispos alemanes, entre ellos un cardenal, pero que han apelado a la Congregación para la Doctrina de la Fe, la cual bloqueó todo, exigiendo que antes se deberá llegar a un acuerdo, sobre una materia tan sensible, no sólo en la Iglesia Católica en su totalidad, sino también entre las otras confesiones cristianas. Que es como decir jamás, siendo los ortodoxos inamoviblemente contrarios a cualquier tipo de “intercomunión”, juzgada por ellos como una abominación.

Ucrania es otra de estas materias explosivas. Allí los ortodoxos están sometidos desde hace siglos al patriarcado de Moscú. Pero ahora quieren establecerse por su cuenta, con los connacionales greco-católicos que les dan su fuerza y con el apoyo de Bartolomé, el patriarca de Constantinopla.

En Moscú naturalmente no quieren ceder, y en el ínterin el presidente ruso Vladimir Putin anexó Crimea y agredió militarmente a Ucrania. ¿Y Francisco? Se ha alineado de lleno con Moscú, reprendiendo públicamente a los greco-católicos e intimándolos a "no inmiscuirse". El ecumenismo de Francisco está hecho también de este modo.

Saturday, August 11, 2018

La dictadura según Francisco


Esta es una columna aparecida en la revista argentina Noticias, Ago-11-2018, págs 110 y 112.

LOS GESTOS DEL PAPA
La dictadura según Francisco

Critica a los gobiernos neoliberales que persiguen a líderes de las causas populares.

POR CLAUDIO FANTINI*


Recibe a gremialistas, activistas y políticos a los que pide que no publiquen fotos con él en las redes, pero a veces olvida pedirles que tampoco comenten lo hablado. Por eso algunos visitantes, al salir del Vaticano, cuentan que el Papa dijo tal o cual cosa. La suma de descripciones evidencia la adhesión de Francisco a una versión ideológica de este momento político en Latinoamérica.

Más que adherir, el Papa empieza a ser el abanderado de la versión según la cual, en América Latina, hay "dictaduras" neoliberales que persiguen a los líderes que defienden causas populares y los convierten en presos políticos.

Aparentemente Bergoglio pasó, de creer, a difundir la idea de que los procesos por corrupción son impulsados por Washington para alinear la región con "el modelo económico que requiere la represión de las masas" y la prisión de quienes gobernaron oponiéndose al "capitalismo deshumano", como lo llamó el propio pontífice.

En la mirada de Francisco, la prisión de Lula da Silva responde a las mismas causas por las que Cristina Kirchner está acosada por procesos judiciales. En rigor, en el mismo estante de Lula, el Papa coloca a Es-teche y a Milagro Sala, además de otros ex presidentes como el ecuatoriano Rafael Correa. La corrupción, según esta versión de los hechos, es la excusa para perseguir dirigentes y líderes que resisten las políticas económicas impuestas por EE.UU. a través de dictaduras.

Con Gabriel Mariotto como guía, sindicalistas que adhieren al kirchnerismo recorrieron los pasillos vaticanos hasta los aposentos donde escucharon a Francisco decir que el gobierno de Macri es comparable al régimen de la "revolución libertadora" y a la última dictadura militar.

Cuando el ex titular de la CIA John Brennan usó la palabra "traición" para referirse a la relación de Trump con Putin, hubo expertos norteamericanos que explicaron que semejante palabra puede ser usada livianamente por un periodista, un intelectual o un político, pero si la usa un ex director de la CIA, tiene que estar absolutamente convencido de lo que habla.

Lo mismo se supone que vale para la palabra "dictadura". Que la banalicen dirigentes marginales o extremistas es una cosa, y otra muy distinta es que la use un Papa.

Poco después que un grupo de obispos la estampan en un documento contra la legalización el aborto, el mismísimo Papa comparó al gobierno argentino con los golpistas que fusilaron a los derrotados del '55, y con la dictadura genocida iniciada en 1976.

A Francisco no se le chispoteó ese término desmesurado. En el razonamiento que fue adquiriendo desde que llegó al trono de Pedro, la palabra dictadura vale tanto para quien habilita un debate sobre el aborto como para quien "impone" un "capitalismo deshumano" y usa de "excusa" la corrupción para encarcelar dirigentes que "defienden a los pue-blos" contra los designios del imperialismo. Amén.

Además del absurdo de comparar un gobierno actual con el régimen más exterminador y cruel de la Argentina, ésta versión del momento latinoamericano choca contra realidades evidentes. La institución que no usó la palabra "dictadura" para referirse a las dictaduras militares, la usa para gobiernos con legitimidad institucional. El Papa también hace flotar el término sobre situaciones como las de Brasil y Ecuador, pero no lo usa para regímenes como el de Nicolás Maduro, que se erige sobre cientos de cadáveres y prisiones atestadas de estudiantes.

Con más de trescientos civiles muertos por los disparos de policías, militares y paramilitares, el régimen nicaragüense no ha merecido la calificación que Francisco usa para gobiernos como el argentino. Su nuncio apostólico en Managua fue brutalmente golpeado por bandas orteguistas, igual que otros altos miembros de la heroica iglesia de ese país centroamericano: pero Ortega no está en el cuadrante ideológico que usa Francisco para hablar de dictadores.

Hay otro punto que hace naufragar el argumento papal de la corrupción como pretexto para encarcelar líderes de causas populares. La mayoría de los gobernantes latinoamericanos que sufrieron destitución, procesamientos y prisión, no son izquierdistas sino de derecha.

Perú es la muestra más clara: Fujimori, el autócrata que sentó las bases de la economía liberal, pasó largos arios en prisión. Tiene un pie en la cárcel Alejandro Toledo, el presidente que consolidó el modelo liberal peruano. También estuvo entre rejas Ollanta Humala, caudillo nacionalista que al llegar al poder mantuvo la economía abrazada al mercado.

Kuczynski no está en la cárcel pero, igual que Dilma y que Lugo, fue derribado. Y se trata del liberal que consolidó el modelo como ministro de Toledo, y se disponía a profundizarlo como presidente.

Hay más ejemplos. El general con-servador guatemalteco Otto Pérez Molina y su neoliberal vicepresidenta Roxana Baldetti, fueron destituidos y encarcelados por corrupción. El empresario panameño Ricardo Martinelli gobernó con el manual del centro-derechista y, tras dejar el poder, fue procesado por usar los servicios de inteligencia contra opositores. Se fue a Estados Unidos pero un tribunal norteamericano resolvió extraditado a Panamá, donde lo condenaron a 21 años de prisión.

No hubo rosarios del Papa para estos gobernantes encarcelados. Por cierto, la lista es más larga y, si se incluyen funcionarios de menor rango, se vuelve interminable. Pero con lo señalado sobra para desnudar el lado falaz de la teoría de ciertos perseguidos políticos. También es falaz poner el caso Lula en el mismo estante del caso Néstor y Cristina. Una cosa es financiación ilegal de la política y otra muy distinta es enriquecimiento ilícito personal a escalas siderales.

Más allá de los desajustes entre la realidad y la teoría del Papa sobre neoliberalismo dictatorial y cárcel, está el peligro de banalizar la palabra dictadura. Y más peligrosa aún es la consecuencia de esa banalización.

Desde Tomás de Aquino en adelante, muchas corrientes dentro de la iglesia justifican la rebelión contra la tiranía. Es precisamente lo que quieren algunos de los ex gobernantes latinoamericanos acusados de corrupción: estallidos sociales.

No sólo lo quieren, sino que mueven estructuras de base buscando provocarlos. Y a los argumentos que usan como si fueran fósforos, están sumando los razonamientos pontificios.

* PROFESOR y mentor de Ciencia Política, Universidad Empresarial Siglo 21.

“Francisco aparece no sólo respaldando a un exmandatario condenado por corrupción sino que avalando los cuestionamientos a las decisiones autónomas del sistema judicial de un tercer país”, editorial de La Tercera


Hacemos notar que no es una simple columna de opinión publicada en el periódico más leído en Chile, se trata de la posición editorial de dicho periódico, La Tercera, publicada en su edición de Ago-11-2018, pág. 11 (foto), en la que tocan el evidente apoyo que muestra Francisco por el emproblemado político y exmandatario brasileño Lula Da Silva, al cual lo están promocionando de nuevo como candidato presidencial con la bendición de Francisco, cosa que no parece importarle mucho al Pontífice, quien el los últimos días ha protagonizado varios hechos que hacen pensar que evidentemente son para dar apoyo político al Sr. Lula Da Silva.

El Papa, Lula y la reunión en Santa Marta

El 2 de agosto pasado el Papa Francisco recibió en la residencia de Santa Marta al ex canciller de Brasil Celso Amorim, el ex jefe de gabinete del fallecido presidente argentino Néstor Kirchner, Alberto Fernández, y el ex senador chileno Carlos Ominami. La cita fue solicitada, según sostienen quienes participaron en ella, expresamente para plantear la situación del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y lo que califican de “politización de la justicia”. El exmandatario brasileño se encuentra cumpliendo una condena de 12 años y un mes de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero y la sentencia no sólo fue ratificada en segunda instancia, sino que incluso el Supremo Tribunal Federal rechazó un recurso de habeas corpus que resolvió que el exmandatario debía comenzar a cumplir su pena.

Nadie puede cuestionar el legítimo derecho del Papa en su calidad de líder religioso de entregar apoyo espiritual a quien estime conveniente o incluso a quien ha sido condenado por algún delito. Pero el Pontífice tampoco puede obviar su calidad de jefe de Estado y los efectos políticos de sus actos. Si bien en este caso no hubo una declaración oficial del Vaticano ni se informó de un apoyo explícito del Papa al expresidente, es evidente que la reunión en sí misma y la rapidez con que fue concedida -se solicitó solo “días antes”, según uno de los asistentes- entregan una señal preocupante, porque Francisco aparece no sólo respaldando a un exmandatario condenado por corrupción sino que avalando los cuestionamientos a las decisiones autónomas del sistema judicial de un tercer país.

Lo anterior es aún más grave si como se asegura, el Papa hizo referencia durante la cita a un mensaje que entregó en mayo pasado y en el que criticaba lo que considera la “politización de la justicia”. “En la vida civil, en la vida política, cuando se quiere hacer un golpe de estado los medios comienzan a hablar mal de la gente, de los dirigentes y (…) los ensucian. Después entra la justicia, los condena y, al final, se da el golpe de estado” dijo en esa ocasión el Papa. Unas palabras que inevitablemente adquieren una dimensión distinta a la luz de la cita en Santa Marta. El encuentro entrega, además, una señal preocupante y contradictoria frente a la corrupción, un delito por el cual fue condenado Lula y que el Papa calificó en su reciente viaje a Perú como un “un virus social” que corrompe la democracia y cuyo combate “exige el compromiso de todos”.

“Existe un régimen anticristiano que también en Europa limíta la libertad de profesar la Fe”, la denuncia del Card. Angelo Bagnasco


La catedral de Génova, Italia, está dedicada a San Lorenzo Mártir, y en su solemnidad el Card. Angelo Bagnasco, arzobispo de Génova y anterior presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, ha pronunciado en su homilía estás concisas palabras respecto de esa solapada persecución al Cristianismo que campea en el planeta (nuestra traducción).

Queridos amigos, su ejemplo [el de San Lorenzo] nos recuerda que la persecución es parte de la fe cristiana: “Si me persiguieron a mí, os perseguirán también a vosotros”(Jn 15,20). No deberíamos sorprendernos por esto, así como tampoco debemos ceder al optimismo ingenuo según el cual solo hay respeto y benevolencia a nuestro alrededor. ¡Eso no es así! Incluso si no se habla, existe un régimen discriminatorio anticristiano. Y esto sucede incluso en nuestra Europa, el útero del Evangelio y la cuna de la civilización. A través de normas refinadas, se limita la libertad de profesar la fe públicamente, y siempre cada vez más se la empuja a la esfera privada. Con el pretexto de que no molestar las diferentes sensibilidades religiosas o culturales, se quiere crear un modo de vivir uniformado por lo bajo, eliminando tradiciones legítimas y respetuosas de todos, o cambiando nombres, lugares, símbolos. Es claro que —de esta manera— se pretende diluir la fisonomía de la fe con el fin de apagarla en la conciencia colectiva y en la personal, reduciéndola de una tradición a un vago recuerdo.