Friday, November 18, 2011

Toddy se quedó con la Catedral de Cristal


Anteriormente dedicamos varias entradas al hecho de que Mons. Todd Brown, obispo del Condado de Orange, California, pretendia adquirir este elefante blanco edificio para convertirlo en la Catedral de la diócesis, ya que la actual presuntamente se quedó pequeña( ver aquí, aquí y aquí). Pues bien, a toddy se le cumplió su sueño, la catedral de cristal ahora es de la Diócesis del Condado de Orange.

Información de agencia AP, Nov-18-2011.

Un juez federal autorizó la venta de la Catedral de Cristal a la diócesis del condado de Orange, California, para salvar de la quiebra a la enorme iglesia.

La decisión tomada el jueves por el juez federal de quiebras Robert N. Kwan sucede después de una guerra de ofertas entre la diócesis y la Universidad Chapman del condado de Orange por la propiedad de 16 hectáreas (40 acres). Muchas personas que asisten a este recinto se oponían a la venta por temor de que pudiera representar el fin de su iglesia.

Millones de dólares. La diócesis pagará 57,5 millones de dólares para utilizar la icónica construcción de Garden Grove construida con 10.000 paneles de cristal, la catedral más famosa del condado.

"Se convertirá en un verdadero centro para nuestra comunidad católica en el condado de Orange, dijo el obispo Tod D. Brown a los reporteros tras la audiencia en el tribunal.

El resultado obligará a los miembros de la congregación de la catedral con problemas financieros a encontrar un nuevo hogar después de tres años, posiblemente en una iglesia católica en la misma calle que la diócesis desocupará.
Pero algunos temen que el ministerio no sobreviva a la decisión mientras los fieles se sienten afligidos después de poner sus corazones y billeteras en el elaborado campus.

En cambio, los creyentes mostraron su apoyo a una propuesta de la Universidad Chapman para ampliar sus servicios de Ciencias de la Salud en ese lugar y posiblemente comenzar una escuela de Medicina, un plan que hubiera dado a la iglesia hasta 59 millones de dólares por seguir utilizando el famoso recinto diseñado por el destacado arquitecto Philip Johnson.

Brown ha emitido un pronunciamiento después de saberse la noticia.

Rocco Palmo en su blog hace un análisis de este hecho y hace notar lo perturbador que es el hecho de que el pasado Martes, Nov-15-2011, Brown cumplió 75 años, edad obligatoria de renuncia, así que esta “herencia” podría comprometer la libertad del obispo sucesor.

Benedicto XVI nos dice a los católicos que no debemos imitar a los evangélicos y pentecostales


Ya Uds. saben que Benedicto XVI se encuentra en un Viaje apostólico a Benín con ocasión de la firma y publicación de la Exhortación Apostólica Postsinodal de la Segunda Asamblea Especial para África del Sínodo de los Obispos. Como es tradicional, en el vuelo que lo llevaba a su destino, el Santo Padre ha contestado preguntas de los periodistas que cubren el viale papal. En la segunda pregunta Benedicto XVI nos ha dicho a los católicos (todos) que no debemos imitar a los evangélicos y pentecostales. Y no faltará quien diga que esas palabras eran dirigidas sólo a los católicos de Africa y no a todos los católicos, pero no, aquí les presentamos una traducción al español de las palabras papales al respecto, proporcionada por Ecclesia Digital, Nov-18-2011.

Mientras los africanos experimentan el debilitamiento de sus comunidades tradicionales, la Iglesia católica se encuentra confrontada con los crecientes logros de Iglesias evangélicas o pentecostales, en ocasiones autónomamente creadas en África, que proponen una fe atrayente, una gran simplificación del mensaje cristiano: insisten sobre las curaciones, mezclan sus cultos con los tradicionales... ¿Cómo se coloca la Iglesia católica de cara a estas comunidades, agresivas ante ella? Y ¿Cómo puede ser atrayente, cuando estas comunidades se presentan festivas, acogedoras o inculturadas?

Benedicto XVI:
Estas comunidades son un fenómeno mundial, en todos los continentes, sobre todo están muy presentes de modos diversos en América Latina y en África. Generalmente, los elementos característicos son poca institucionalidad, un peso ligero de instrucción, un mensaje fácil, sencillo, comprensible, aparentemente concreto y además -como usted ha dicho- liturgia participativa con la expresión de los propios sentimientos, de la propia cultura y combinaciones además segregacionistas entre religiones. Todo esto garantiza, por una parte, éxito pero implica también poca estabilidad. Sabemos también que muchos regresan a la Iglesia católica o emigran de una de estas comunidades a otra. Por lo tanto, no debemos imitar a estas comunidades sino preguntarnos lo que podemos hacer nosotros para dar nueva vitalidad a la fe católica. Y, diría, un primer punto es ciertamente un mensaje sencillo, profundo, comprensible; importante es que el cristianismo no aparezca como un sistema difícil, europeo que otro no esté en grado de comprender y realizar, sino como un mensaje universal de que está Dios, que Dios tiene que ver, que Dios nos conoce y nos ama y que la religión concreta produce colaboración y fraternidad. Por lo tanto, un mensaje sencillo y concreto es muy importante. Además, también si la institución no es demasiado pesada es siempre muy importante, que prevalezca la iniciativa de la comunidad y de la persona. Finalmente, diría también una liturgia participativa pero no sentimental: no debe estar basada solo sobre la expresión de los sentimientos sino caracterizada por la presencia de misterio en el que entramos, y por el que nos dejamos formar. Y por último, diría, es importante en la inculturación no perder la universalidad. Yo preferiría hablar de interculturalidad, no solamente de inculturación, es decir de un encuentro de las culturas en la verdad común de nuestro ser humano en nuestro tiempo, para así crecer también en la fraternidad universal, no perder esta gran cosa que es la catolicidad, que en todas las partes del mundo somos hermanos, somos una familia que se conoce y que colabora en espíritu de fraternidad.

En un pequeño pueblo de Italia la comunión en la mano dejó de ser un permiso para pasar a ser un derecho


Si el Pontífice que concedió el indulto para la comunión en la mano hubiera previsto lo que ha sucedido con el pasar de los años, lo habría pensado mejor...

Esta es la historia ocurrida en la población italiana de Bosaro, en la diócesis di Adria-Rovigo, en donde según el Vicario General de la diócesis, la comunión en la mano es un derecho y no un indulto.

Aprovechando que escribimos sobre la comunión en la mano, alguien habrá leído la carta anexa que acompaña a la Instrucción Memoriale Domini, la que autorizaba la comunión en la mano únicamente para los lugares en donde a la fecha existiera el abuso (AAS 61, [1969], 546-547), la cual dice que sólo se puede dar la comunión en la mano “a condición de que se evite toda ocasión de escándalo por parte de los fieles y el peligro de irreverencia hacia la Eucaristía”, y estipula siete normas que deben seguirse, de las cuales dice la segunda: “el rito de la comunión dada en la mano del fiel no deberá ser aplicado sin discreción”. Es decir, si a consideración de quien distribuye la comunión, no se cumple con los supuestos y las siete normas estipuladas para la distribución de la comunión en la mano, simplemente no está obligado a actuar en contra de lo que su concencia le dice.

Aquí ahora, nuestra traducción de un artículo de La Voce Di Nouva Rovigo, Nov-16-2011, en donde se describen los acontecimientos.

Bosaro enciénde el debate sobre la modalidad de entregar la hostia para la comunión
La partícula de la discordia

Don Camilo: “Invito a los fieles a tomar la hostia en la lengua”. El Vicario: “Entregada como prefiera el comulgante”

Bosaro -
La comunión que divide. Sucede también en Bosaro, donde el sacramento fundamental del cristianismo ha dado origen a una polémica de orden casi teológico. La Eucaristía a metido en el ojo del huracán al párroco, don Camilo Magarotto. Señalado con el dedo por un pequeño grupo de fieles. La causa que lo ha desencadenado todo: la modalidad de entregar la partícula, durante la misa. Así que el pasado domingo, una mujer ha casi desafiado al párroco. La partícula, puesta directamente en la boca por las manos del sacerdote, pero no lo quiere. La señora prefiere recibirla en la mano. Se origina casi un cara a cara con don Camilo que, tal vez para quedarse tranquilo, cede, y entrega la partículas a la señora. Un episodio que trae a la memoria del pueblo una escena similar ocurrida un par de años atrás. Se plantea un caso pequeño, que pronto llega a Rovigo, en la calle Sichirollo, a la secretaría del obispo. “El Misal Romano —explica Claudio Gatti, vicario de [Mons.] Soravito— es claro, y afirma que la Eucaristía se debe dar al comulgante así como este lo prefiera”. Se ha dado una confontación con Don Magarotto, sugiere Gatti, y la aclaración parece estar en el horizonte. “Lo hemos invitado a seguir las indicaciones, y él nos ha asegurado que nunca se negó a dar la comunión a nadie. Si ha habído críticas menores —concluye Mons. Gatti— a esta hora ya estarán seguramente recompuestas: y esta es una invitación al diálogo, en cual hemos avanzado en la confrontación con el párroco de Bosaro”. “Como sacerdote, mi único interés es el de transmitir el gran amor por la Eucaristía. Quiero que Jesús sea amado: todo lo demás es polémica sin sentido”, comienza Don Camillo Magarotto, asegurando una vez más, que nunca se negó la hostia a nadie. “Lo que hago desde hace algún tiempo —explica— es sólo una invitación. Contra la dispersión de los fragmentos, y por escrúpulo de conciencia, aconsejo a mis parroquianos tomar la comunión directamente en la lengua, pero con esto no quiero sin duda crear división”. Después de todo —considera Don Magarotto— “así lo hace también el Santo Padre, desde hace algunos años. Me limito a seguir su ejemplo, pero sin obligar a ninguno. Se trata sólo de una exhortación”. Polémica cerrada, asegura: “Continúo mi trabajo con gran serenidad”. Y en su defensa, ayer, alguien envió una carta a la curia [La cual se puede leer en su integridad en Rovigo Oggi. N. de T.]. “El mundo debe haberse revuelto, y haber arrastrado consigo también a la Iglesia Católica”, comienza el texto, irónico y mordaz, desplegado de parte de Don Camillo Magarotto y firmado por Simone Veronese. Que, incluso a Monseñor Gatti, no le manda a decir con nadie: “Culpablemente —escribe Veronese dirigiéndose a Gatti—- afirma ser un derecho a ‘reclamar’ la sagrada comunión en la mano. Pero le recordamos que tal posibilidad es un indulto que, para que conste, Paulo VI quizo espontaneamente conceder, pero fue aprovechada por la catoprogresista Holanda, después de haberlo convertido en un hecho consumado”. Después, Veronese cita el ordenamiento general del Misal Romano que dice expresamente, en el número 161, que el comulgante “recibe el Sacramento, en la boca, o donde haya sido concedido, en la mano, según su deseo”. “Así que —argumenta Veronese— la manera ordinaria de recibir la Comunión es en la boca”. “La demanda aducida por el vicario llega al límite del absurdo —concluye Veronese acusando aún más a Gatti— Pero el mundo está al revés. De acuerdo con esta lógica, es verosimil que el vicario —concluye irónicamente— esté pensando enviar una nota de amonestación a la Santa Sede, con el fin de poner fin a aquellas horrendas misas papales”. Cuestión demasiado grande para la pequeña Bosaro.

Card. Christoph Schönborn acoge en su Catedral a uno de los presuntos videntes de Medjugorje


El Card. Christoph Schönborn, Arzobispo de Viena, presidió una Misa en la Catedral de San Esteban de Viena en la tarde de Nov-17-2011, como parte de un espectaculo televisado que incluyó el testimonio de uno de los “videntes” de Medjugorje, Ivan Dragicevic (en la imágen a la izquierda captada durante el evento), quien prometió una aparición de la Virgen María inmediatamente antes de la Misa (es de aclarar que en el sitio de internet de la Arquidiócesis de Viena se reporta el evento afirmando como ciertas las pretendidas apariciones de Medjugorje y del Sr. Dragicevic nunca se dice que sea un “presunto” vidente. Lo mismo ocurre con el sitio Kathweb, perteneciente a la Iglesia de Austria).

Dragicevic, uno de los “videntes” de Medjugorje, habló en la Catedral de Viena, en un evento transmitido vía internet, en el cual se prometía que la Madre de Dios bendeciría a los presentes, los cuales fueron unos 5.000, y dicha bendición se extendería a los que estuviesen observando la transmisión vía internet, la cual se reporta fue seguida en 100 países y llegó a 250.000 personas.


El Card. Christoph Schönborn durante su homilía

El Card. Christoph Schönborn en su homilía animó a seguir a los mártires del Cristianismo de los primeros tiempos y a los de la era nazi, que “han dado testimonio de la verdad con sus vidas”.